sábado, 10 de febrero de 2007

Pánfilo

Pánfilo significa “cándido y bobalicón” aun viniendo del griego πάμφιλος, esto es, al que todos aman o el que todo lo ama. Es un aviso: no conviene hacer discursos de paz y amor universal si uno no quiere quedar como un pánfilo o pázfilo.

¿Hay que andar, pues, con cara huraña? En absoluto. Yo, que tiro bastante al monte, he dado la paz con profunda sinceridad a los que ocupaban los bancos adyacentes en la iglesia. También siento efluvios de simpatía cada vez que me cruzo con un coche que lleva la bandera nacional: “Ahí va un compatriota”, me digo orgulloso. Orgullo que se acrecienta, si cabe, cuando oigo hablar español con acentos de ultramar. Si no con tanta emoción, con los anglófilos me entiendo bien. Otra corriente de amistad me une (y arrastra) a los aficionados al vino de jerez, al rioja, al jumilla… Y los amigos del jamón ibérico son mis amigos. Cuando encuentro a un lector compulsivo, si lee a Dante o a Tintín o los sonetos de Carlos Edmundo de Ory, aunque sea vegetariano o incluso abstemio o hasta francés, tengo la certeza de haber encontrado un alma gemela.

Precisamente Ory escribió: “Amar la humanidad, se dice pronto:/ el hombre es feo y además es tonto”. Feo y, sobre todo, tonto, el que se pone a amar a todos con vaguedad, por demagogia. Lo conveniente es lo concreto: amar al próximo con particular pasión, que es lo que se merece. Luego, como el mundo da vueltas sin parar, y nos junta con unos y con otros igual que en un calidoscopio, iremos encontrando motivos ciertos para querer a cada uno. Sin ser pánfilos.

5 comentarios:

Joaquín dijo...

Hablando de feos, otro día podemos hablar de 'adefesios' (en sentido etimológico).

Juan Ignacio dijo...

¡Ah, el humanismo!

(Muy linda la imagen del caleidoscopio...)

almena dijo...

exacto, primero a los próximos
de uno en uno

:)

E. G-Máiquez dijo...

Omnia in bonum.- Al menos este artículo sirvió para que molestase a Arp -la confianza de asco- con una pregunta filológica y que él fuese a consultar sus libros. De la lata que le di, salió esta entrada que nos da.

Ignacio dijo...

Tengo anotada por ahí una cosa de Cioran demoledora, sobre el amor a la humanidad. A ver si doy con ella.