domingo, 18 de febrero de 2007

Como su propio nombre indica

De los viajes lo malo es la maleta.

[—Y los horrarios el horror, ¿no te fastidia?
—¡Pues claro que fastidian!, que me tengo que ir ya. Con lo bien que echaría yo la mañana aquí jugando con usted a las etimologías.
—No seas pretencioso: jugando, como mucho, a las paronomasias (del lat. paronomasĭa, y este del gr. παρονομασία).
—Eso, a lo que sea, pero con usted. Y no se puede, que ya es tarde, que me voy, que no llego... ]

—¡Eh!, que se deja la maleta en el cibercafé...

2 comentarios:

ARP dijo...

¿?

Juan Ignacio dijo...

¡Muy bueno!

Y lo micro de los asientos de los microomnibus (y si los de los microomnibus son micro, los de los aviones son nano).

Y la "tele" de los hoteles (¡uf!).

Y si uno va al mar en verano a una playa de moda: como "cuesta" llegar a la "costa" (pateando gente).

...Fue un lapsus...