lunes, 30 de abril de 2007

Introspección

Al menos dos cosas buenas
tiene la envidia.
Primero, que me avergüenza;
y después, que es merecida.

5 comentarios:

batiscafo dijo...

"En el pecado va la penitencia". Será por eso porque mira que es difícil verle, no ya bondad sino incluso apariencia de bondad a la envidia, el pecado más triste.

el rebelde dijo...

Pues a mi la envidia no me avergüenza, me gusta, sobre todo cuando la tengo por alguien que aprecio, pero suele ser una envidia sana, que no funciona queriendo el mal del otro sino obligándome a mejorar (una mezcla de la sociedad competitiva y el hippismo que corre por mis rastas)!!! chau

AnaCó dijo...

Me da que esta envidia de la que hablas es admiración disfrazada.

Juan Ignacio dijo...

Envidia domada esa que ya descubre un poco lo que tiene...

Jaime dijo...

qué envidia no haber escrito eso mismo pero YO