viernes, 13 de abril de 2007

Beatriz García-Máiquez


Observad que nada más nacer, a mi sobrina Beatrice ("cosa venuta / di cielo in terra a miracol mostrare") le han colocado una camisa de la Junta de Andalucía... y porque aún no pueden marcarla a hierro y fuego. Cómo nos reíamos su padre y yo, sin embargo, vislumbrando la vanidad del intento. Tanto que mi hermano me propuso que lo contara aquí. Porque incluso ahora que la niña es todavía morita, ya está (“guardaci ben!”) bajo el amparo del Dante. Y por si fuera poco, desde el principio ha mostrado una sanísima indiferencia por el discurso de lo políticamente correcto. Con un olímpico desprecio a las normas higienistas de la ministra Salgado y a las modas anorexicas, pesó sus cuatro kilos novecientos. Yo en el perfil le adivino, además, unas rotundas curvaturas chestertonianas. Pero no te confíes, Beata Beatrix, que contraatacarán con la televisión y los Cuarenta Principales y los planes de educación y la sombra de Mordor. En cualquier caso, qué emoción: la lucha ha comenzado.

9 comentarios:

Rocío Arana dijo...

Felicidades! Qué niña más guapa! Y me encanta el nombre de Beatriz, junto con Inés, Laura y Leonor sin cuatro de mis numerosos nombres preferidos, por literarios.

jmn dijo...

Muchísimas felicidades. Tened cuidado no vaya a "manchar" la camisetita, con esas cosas que hacen los bebés y la Junta se lo tome a mal.

Por cierto, ¡cuatro kilos novecientos! ¡Qué bruta! ¡Pobre madre!

AnaCó dijo...

¡Enhorabuena! es una monada, y con ese nombre y ese apellido tiene un sino literario marcado a hierro y fuego; ¡la pobre!

Dédalus dijo...

Qué felicidad, ¿no Enrique? En mi casa también tengo una Beatriz, un sol como tu sobrinita.
Te sigo más de lo que te comento, lo que sucede es que voy liadísimo... y, en esta materia (que, a pesar del gozo que da, tiene sus importantes servidumbres), bastante hago con mantener mi alféizar con cierto frescor primaveral.
Por cierto, anteayer salí a mi modo del cibernético armario que es mi espacio. Te invito a que te des una vuelta, si tienes un par de minutos.
Un abrazo y buen finde.

Claudio dijo...

Guapísima...Pero, ¡que barbaridad! Casi 5kg en niña... Dile a tu cuñada, que niñas así rompen el molde...¡Se habrá quedado descansando...!Si, luego tienen todo el tiempo del mundo para crecer...

batiscafo dijo...

¡Enhorabuena! ¡Es guapísima!

Por cierto que hoy, en la espera de una consulta del SAS, he leído en el 20 Minutos una noticia interesante:

A partir de ahora en los hospitales del SAS se podrá elegir la ropa del bebé, los niños podrán ver a sus hermanitos en la incubadora, las embarazadas podrán escoger postura de parto e incluso los papás podrán practicar el método del canguro.

Para más información: http://www.20minutos.es/noticia/222779/0/ninos/podran/hermano/

No todo es malo, a pesar de haber tenido que esperar tres horas...

Carlos RM dijo...

Enhorabuena, tío.

Nadie dijo...

Enhorabuena, Enrique. Preciosa niña que no será nada idiota a poco que se junte con los titos Enrique y Leonor (y supongo que con el resto de la familia, lo que pasa es que no tengo el gusto de conocerlos). Me impresiona tu ánimo para la batalla, por eso ya tienes gran parte ganada, para beneficio de Beatricilla en particular y el mundo en general. Como sabes, yo también estoy en guerra, y pensar que uno tiene aliados, que no estamos solos en la Resistencia contra el Eje de la mentira y la opresión, siempre es una ayuda.
Besitos suaves para el pequeño angelito.

clara dijo...

Que cosa más linda!!! y felicidades alos papas y al feliz tio. Y mimad a la madre, que es na campeona, ella si que es heroina de na gran hazaña literaria.