sábado, 21 de julio de 2007

Celestineando

Me hubieran hecho polvo si me mandan el meme ese de las ocho cosas que nadie sabe de ti. De un poeta autobiográfico se sabe casi todo y yo habría tenido que forzar las confesiones hasta traspasar los límites de la vergüenza ajena. Quizá sí podría haber hablado de mi afición al celestineo: siempre he intentado forjar parejas entre mis amigos. Con un rotundo fracaso. Y las dos veces que hice algunos adelantos fue peor a la larga . Sin embargo, la cabra tira al monte porque ayer, cuando en la entrada de Mario Quintana enlacé un poema de Wislawa Szymborska sentí i segni de l'antica fiamma: qué buen enlace habrían hecho esos dos poetas inteligentes, tiernos, bienhumorados y melancólicos, solterones. Y qué tardes habría yo pasado en su saloncito, tomando café, hablando de la vida misma, disfrutando de verlos tan contentos y perdices.

8 comentarios:

ARP dijo...

Los blogs autobiográficos no podemos atizarnos con memes autobiográficos (y más a los que son también poetas autobiográficos): solidaridad se llama eso.
Qué gran pareja los dos, sí.

CRM dijo...

EGM, no sé si pedirte asistencia sentimental. Veo que tienes buen gusto, pero ante tu curriculum...

E. G-Máiquez dijo...

El gusto es exquisito; el éxito, escasito.

Pero... ¡y las ilusiones que me hago! Tú pide, pide.

Juan Manuel Macías dijo...

Ah, pues yo me apunto, que estoy soltero y todavía en edad de merecer.

Anónimo dijo...

¡TROTACONVENTOS!

Verónica dijo...

Hablando de matrimonios imposibles, siempre me he preguntado por qué nunca se casaron Calisto y Melibea. Quizá es que cualquier "celestinaje" está, por definición, destinado al fracaso. Así que yo que tú Enrique, me dedicaría a otros menesteres, y a Mario a Wislawa les dejaría tranquilitos.

E. G-Máiquez dijo...

Verónica uno de mis textos favoritos de Azorín es "Las nubes" en Castilla, donde el maestro casa a Calixto con Melibea. Azorín tuvo más éxito, pues, que la Celestina. Yo me conformé con tratar de hacer lo mismo entre Quintana y Szymborska. Y JM Macías, te agradezco la confianza, pero no te fíes de mis habilidades, que te dejo soltero.

Verónica dijo...

Hablando de Azorín, a mí me parece una obra maestra absoluta "Doña Inés", subtitulada "Una historia de amor". Es de esos autores con los que aprendes a pararte y a "contemplar"; ¡hoy en día nos hace tanta falta! De modo que tomo nota del texto que propones. Aunque creo que el prof. Baltanás tiene escrito algo al respecto del matrimonio entre Calisto y Melibea (google dixit).