viernes, 20 de julio de 2007

Erre que erre

Ayer quería descargarme la conciencia y, ea, doble peso. Para que aprenda a no seguir los pasos de Pedro Laín Entralgo: una conciencia descargada no tira. Si no bastase con el presunto suicida anónimo, en los comentarios se volvió a demostrar lo difícil que es, ay, traducir medio qué. Y yo, uff, con mis versiones de la poesía de Mario Quintana en imprenta, a punto de salir cualquier día de éstos. Para recargarme la conciencia, ya puestos, continué traduciendo los aforismos del mismo Quintana. Aquí tienen los de la página 101 de Cuaderno H, que es por donde voy.
.......PAUSA
¡Oh, todo el sosiego y lucidez de las madrugadas, cuando el último grillo ya calló su canto y aún no se oyó el canto del primer pájaro!

.......SUEÑO
Un poema que, al leerlo, ni sintieras que ya había sido escrito, sino que fuese brotando, en ese mismo instante, de tu propio corazón.

.......DEL ALMA
El alma es eso que nos pregunta si el alma existe.

.......VERANO
En el verano entra la termita en la cabeza de la gente. ¿La termita o la polilla? ¿Será lo mismo? No sé. Ni voy a saberlo ahora. Verano es justo eso: pereza de buscar palabras en el diccionario.

.......DEL MANUAL DEL PERFECTO CABALLERO
Cuidado: debes tocar el timbre tan suavemente como si tocases el ombligo de la dueña de la casa.


.......MÉTODO DE TRABAJO
—No sé pensar a máquina. Escribo, esto es, hago mi trabajo creativo primeramente a lápiz. Después, con la barbilla apoyada en la mano izquierda, repaso todo a máquina con un solo dedo.
—Pero, ¿eso no cuesta mucho?
—Costar, cuesta; pero dura más.

10 comentarios:

ARP dijo...

Buenísimos. El de la pereza veraniega de no buscar una palabra en el diccionario me retrata.
El del ombligo, para decírselo a partir de ahora a un montón de gente.

Enrique Baltanás dijo...

Geniales. ¿En qué editorial saldrá la poesia de MQ?

el rebelde dijo...

Geniales...para estar celebrandolo dos o tres veranos...lo del alma me ha dejado roto...y el ombligo es increible...lo voy a escribir a lápiz y lo voy a colgar en el corcho de mi cuarto para no olvidarme!!!! Gracias Enrique

Juan Manuel Macías dijo...

Muchísimas gracias. Pues ya avisarás cuando salga el libro de la imprenta, para encargárselo sin falta al heroico librero de Cercedilla (tener una librería en Cercedilla es como montar el museo del jamón en la Meca), pero es que me da mucha pereza bajar a Madrid a comprar libros.

Verónica dijo...

Me han encantado todos, son geniales. El de la pausa y el del ombligo, los mejores. Aunque si uno se imagina tocándole el ombligo a la dueña de la casa al pulsar el timbre, dejó de ser un caballero, sobre todo para el marido de la susodicha.

CB dijo...

Me encantan, el del verano es tal cual. En mi caso ni dejo la busqueda para cuando refresque, doy por sentado que tengo de las dos, termitas y polillas: unas deben de ser las responsables del serrín (ya mi madre me lo decía: tienes la cabeza llena de serrín), y las otras, de los enormes agujeros.
Y están muy maravillosamente bien traducidos! Parecen pensados en español, y apostaría que hasta mejoran.

Juan Ignacio dijo...

Mi autoimpuesta costumbre de elegir esta vez no me representó ningún esfuerzo, aunque todas son buenas. Sucede que la del alma me parece magnífica y como estoy sensible al tema del sentido religioso me ha dicho mucho. Ya la robé y la enlacé en Aquí estamos.
Gracias.

Juan Ignacio dijo...

Por cierto, gracias al bloglines he descubierto que usamos una técnica similar para hacer sangrías (cosa que blogger parece no permitir).

Vos ponés puntos antes de la primer palabra, que sin duda has de teñir luego de blanco. Yo hago lo mismo con guiones bajos. (El bloglines no dstingue colores y me muestra todo en negro, así lo descubrí).

¡Salud!

E. G-Máiquez dijo...

Muchas gracias a todos de parte de Quintana por este éxito de crítica y público de sus "quintanares". A la observación de Verónica sobre el Manual del perfecto caballero, el muy pícaro responde: "je, je". La traducción de los poemas, querido Baltanás, saldrá en "Los Papeles del Sitio", que es la editorial recién nacida de Abel Feu, por lo que me temo que el heroico librero de Cercedilla lo va a tener más crudo aún que el jamón en La Meca...

Emilio Quintana dijo...

Me pido un ejemplar. ¿Por Asturias no habían editado nada de Quintana?