lunes, 30 de julio de 2007

Me lo merezco

Para no hacer mudanza en su costumbre, la mudanza no avanza. Desde aquellos lejanos días en que empezamos a embalar, la casa nueva no ha cambiado su aspecto libanés, su inhabitabilidad. El carpintero es un pájaro, voló. La valla está a medio acabar y media cancela se ha caído. El jardín. La pintura. El fontanero. Etcétera. Y en la vieja casa o neoalmacén, entre cajas, no nos queda ni el consuelo espiritual de pensar que fuimos con todos buenos, atentos, excelentes pagadores, dóciles a sus indicaciones, crédulos con sus excusas, ciegos a sus errores y siempre sonrientes. Porque, efectivamente, lo fuimos, pero con la maquiavélica intención de que ellos se portaran mejor con nosotros. Por eso nos merecemos este maltrato: la bondad nunca puede ser una táctica. Y ahora voy a hacer otra ronda de llamadas con más mala leche. A ver.

11 comentarios:

Carlos RM dijo...

Ánimo con la mudanza, preciosa palabra. Y no te castigues.

Anónimo dijo...

Encomiendese a Job y no olvide que desde antiguo se dice que un par de mudanzas equivalen a un siniestro total.
Aviso: la mala leche únicamente distraerá e incentivará aun más a los operarios a persistir en las diabluras, mejor rece usted es hombre de fe.

Néstor dijo...

A Dios rogando y con el mazo dando, digo yo al anónimo... Así que pégale al mazo.

CB dijo...

Dóciles, crédulos, sonrientes... y -madre mía- excelentes pagadores!!!

1. Lo primero que hay que hacer para ganar la guerra es darse cuenta de que se está en guerra. Imagina que ellos son los terroristas y vosotros el gobierno: reconócelo, no lo habéis llevado bien.
2. Urgente inventarse cuñados, primos, padrinos, en posiciones estratégicas: como poco uno en la Junta, en algo relacionado con obras y contratas, y otro en Consumo, justo en Reclamaciones. De paso, así como si nada, les preguntáis si os han dado el NIF.
3. Que algún artista no implicado en la obra, os dé unas lecciones rápidas de lenguaje técnico: mocheta, dar de llana, estucado, panel sandwich -no digáis bocadillo como hice yo, que estáis perdidos-, etc. Cuantas más digáis por minuto, mejor.
4. Ni una sonrisa, ni un solo gesto de súplica, no tienen caridad. Nada de nervios que dan imagen de debilidad: Cara de póker. Tenéis que ensayarla juntos, Leonor y tú. Y nada de cesiones, al revés, acabáis de caer en que tienen que arreglar tal o cual chapuza. No lo van a hacer, pero serán más cuidadositos después.
6. Y lo más más más importante: Nunca hay que pagar. Cuanto más se paga menos se vale. Sois tan importantes como vuestra deuda.
7. Esto también es muy muy muy importante: Hay que fijar una hora para cortar con el tema y recordar que hay vida fuera: Prohibido desde ese momento decir mocheta. Poner la casa medio desmantelada tipo jaima, comer pastelitos en el suelo y leer a Saint-John Perse también ayuda mucho. Al final hasta da pena dejarlo.
8. ¡Ánimo, pensad que el Belén lo montaréis en la casa nueva!

Anónimo dijo...

gran post. El consejo de Job está muy bien, pero yo le animo a exigir lo que es justo... por ud. y por los operarios, junto a la inclinación hay mal hay una ordinaria tendencia a hacer lo bueno... aunque parezca extraño esta tendencia hacia el bien es mucho más razonable (aunque quizá más dificil de explicar) que la inclinación al mal (quizá más fácil de entender porque parece que hemos reducido el conocimiento por experiencia a las malas experiencias) En fin... que buen post.

Juan Manuel Macías dijo...

Una mudanza que va como la seda no sería una mudanza. En fin, ánimo.

el rebelde dijo...

Ánimo Enrique, piensa que hay gente en peor situación..mirame a mi, que como estudiante en ciudad ajena tengo que buscarme casa nueva cada año..y ya llevo tres...que cuando empiezo a sentirme agusto me tengo que marchar...y que tengo que enfrentarme a esos seres amables y que nunca te la intentan jugar ni te dan gato por liebre (todo en perfectas condiciones, cada año no veo el momento de ver dónde me la han jugado) que son las caseras!!! y encima compartiendo piso que esa es otra...a ver qué me toca este año!! Suerte y sigue los consejos de cb que me parecen muy acertados...y escribe algún poema sobre esto! feliz verano

Rocío Arana dijo...

Qué bueno tu post y qué buenos los consejos de CB...

Juan Ignacio dijo...

Por cierto la bondad no puede ser una táctica porque hay que dar sin esperar respuesta.

¡Ánimo con esa mudanza!

E. G-Máiquez dijo...

Ya me memoricé los consejos de CB. Y eso que lo del belén ha sido un golpe bajo..., algo así como un Lasciate ogni speranza con música de villancico.

CB dijo...

Que nooo, que es sólo para que, puestos en lo peor, todo lo demás os ponga muy contentos.
En cuanto a los consejos, lo que yo querría es poder olvidarlos y seguir confiando en la ordinaria tendencia a hacer el bien, como el comentarista anónimo, que me ha dado mucho que pensar con eso de que reducimos la experiencia a las malas experiencias (¡tres! y juré que ni una más). Así que estoy rebuscando y dispuesta a rehabilitar a todo el gremio en la memoria. Algo habrá.