martes, 11 de diciembre de 2007

Ejemplarizante

Quizá la primera virtud de un intelectual [en el mejor sentido de la palabra, que los tiene horribles] deba ser el agradecimiento, o la segunda, justo después de la clarividencia. Supongo que a García Martín no le hará mucha gracia que yo lo ponga como modelo de virtud, pero con el artículo que ha escrito sobre Gamoneda, él se lo ha buscado. Fíjense cómo, sin dejar de ser honesto y exigente y hasta epigramático en ocasiones, sabe salvar lo mejor de la persona, y agradecérselo con emoción. Da gusto.

2 comentarios:

Constanza dijo...

No conozco ni a Gamoneda ni a García Martín pero no importa ahora: gracias a vos por el llamado de atención.
(No estoy segura de que el asunto de "la intelectualidad" me toque a mí, pero eso también da igual).

Jesús Beades dijo...

Pero, aún dando las gracias, cómo le endiña a Gamoneda. Está muy bien.