lunes, 31 de diciembre de 2007

Poesía preventiva

El poema sobre la Nochevieja es de Pablo Casares (San Sebastián, 1972). La negrita (o azulita) es mía:
Los bares clausuran otro año.
Un grupo de jóvenes golpea una máquina de refrescos.
Un coche a todo trapo cruza la avenida.

Te cojo de la cintura y te aprieto contra mí.
Me alivia saber que nos estamos haciendo viejos para esta noche.

3 comentarios:

Néstor Aparicio dijo...

Creo que a mi también me alivia.
Por cierto, en desacuerdo con el título de la etiqueta. ¡Feliz año, Enrique!

Anónima dijo...

Feliz año nuevo, Enrique. A mí también me gusta que la noche envejezca conmigo.

Agus Alonso-G. dijo...

Feliz Año Nuevo.