lunes, 10 de noviembre de 2008

Visto y no visto

Mejor aún que el canto
del mirlo
es su vuelo rasante.

5 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Yo esta mañana he visto una urraca que picoteaba un trozo de papel de plata en el suelo de hojas (y me he fijado en las plumas que con la luz cambian de negras a azules: me lo explicó Antón). Y me hubiera gustado hacer un poema ultraísta pero realista, algo así como "la urraca que pica papel de plata", pero no se me ocurría nada.
Así que me ha alegrado mucho ver aquí el poema del mirlo, que es muy bonito (me gusta especialmente el encabalgamiento entre el priner y el segundo verso).

E. G-Máiquez dijo...

Tienes razón en lo del encabalgamiento. Así que para darle mayor realce al breve acierto de la cosa, quito el último verso, innecesario. Gracias, Ángel.

Rocío Arana dijo...

¡me parece un gran pequeños poema! (envidia...)

Ángel Ruiz dijo...

Bueno, la próxima vez me callo, aunque no sé: miro el poema podado y es muy bonito, no sé si más, pero bueno, la decisión es tuya (y sobre todo el olfato poético).

Aquilino Duque dijo...

De ahí sale un hai-kai con todas las de ley.