domingo, 27 de septiembre de 2009

El bolsillo y la conciencia

El Consejo de Ministros ha aprobado a la vez la mayor subida de impuestos de la historia de la democracia y la mayor legalización del aborto de la historia de España. Todo de una sentada. Para los que volverán a decir que el aborto es una cortina de humo de la economía, las portadas de los periódicos les podrían dar una lección, si quisieran: prácticamente en todos la noticia destacada es la subida fiscal. Duele más el bolsillo que la conciencia. ¿Cuál es la cortina de humo de cuál, entonces? Yo, por una vez ordenado, el miércoles hablaré de los impuestos, hoy del aborto.

8 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

El artículo está bien y no daba espacio para eso -y la tesis central en el fondo incide en lo mismo- pero yo le hubiera dado cañamás explícitamente al Consejo de Estado: quizá -por ignorancia, porque soy un iluso- esperaba más de ellos, sobre todo de Herrero de Miñón, al que tenía por más inteligente y resultó ser un tonto, ilustradísimo y pedante; en el Poder Judicial ya se sabe que prima lo político; lo que no contaba yo era con esa unanimidad de todos los miembros del Consejo de Estado: al menos uno de ellos podía haber pensado por su cuenta o haber tenido un mínimo de decencia. Yo leí partes del informe y eran repugnantes, casi tanto como los artículos de la Defensora del Lector de El País: y luego hablan de los fariseos.

E. G-Máiquez dijo...

Desde luego que tendría que haberles dado más explícitamente y más.

Antonio Rivero dijo...

No duele más el bolsillo, es que hay una conciencia indolente. A quien le importa la vida humana que esta tras la barriga de una mujer. ¿Te ha hablado ese niño? ¿Como sabes que es humano?

Mientras las clínicas abortistas sigan en sus trece de ganar dinero de esta forma tan inhumana, mientras la clase política siga haciendo cortinas de humo y guiños a los lobbies feministas, mientras las clases populares no tengan una conciencia clara de la dignidad humana y se deje engañar por los medios de comunicación y la demagogia de nuestros políticos... seguiremos estancados como siempre desde el s.XVII.

Un saludo Enrique. Genial artículo en el Diario de Cádiz

Anónimo dijo...

Ya ves que la economía tiene más importancia que la vida, los medios que los fines; ante la indiferencia de un pueblo anestesiado.

Rafael G. Organvídez dijo...

El aborto es un homicidio aceptado socialmente en Europa.
A mí, que una joven de dieciséis años pueda abortar sin el permiso paterno me parece irrelevante. Centrar el debate en esta cuestión es torear de perfil, como hace el PP en éste y en otros asuntos.

E. G-Máiquez dijo...

Tienes casi toda la razón, Rafael. Lo de los 16 años es el mismo homicidio, pero puesto al alcance del menor. Sirve, sobre todo, de aldabonazo en las conciencias, si sirve.

Maria dijo...

Sobre el asunto de los 16 años, lo penoso es que es irrelevante, pero por otro motivo, a mi entender:La mayoría de los padres de esas niñas son los primeros en empujar a las hijas al aborto.
A mi me vale para un paralelismo que no me van a conceder. Si una niña de 16 años no ha de depender de su madre para morir (que abortar es morir ademas de matar), ¿por qué una de 14 semanas ha de depender de su madre paa vivir?

Juan Ignacio dijo...

Qué no llegue aquí ese desastre. Y qué cambie allá.

Muy buen artículo, sí señor. Y la cantidad de votos que tienes refleja la verdadera importancia del tema.