miércoles, 28 de septiembre de 2011

A vueltas con las piernas de la ministra Chacón

El tema os puede resultar frívolo, pero no me pude resistir. Y la fuerza del impulso quedará más clara si os cuento que era mi artículo número 500 para el Grupo Joly. Qué oportunidad perdida (qué ganancia, quizá) para el yoyeo y la metaliteratura.

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

A mí me ha gustado mucho, empezando por el título.

Y no me parece nada frívolo. Vale, sí el origen, la anécdota del arreglo de las piernas de la Ministra, pero no lo que a partir de ahí vas señalando.

Tengo otra consideración sobre el retoque del pataje de Chacón, pero no hubiera sido... adecuado, digamos, reflejarlo en tu columna: Es evidente que hay retoque, y es entendible que sea por razones plenamente justificadas (un brillo, algo indiscreto, una postura poco apropiada...) y todo se hubiera aclarado con la explicación. Vale, no podemos decir "es que se le veían las bragas", pero sí algo así como un brillo, reflejo o tal.

La cuestión es, si han montado lo que han montado (con una redactora poniendo posturas raras en las que se cuida de tapar su muslo con el brazo para que parezca que tienen la misma postura ella y doña Carmen/Carme/Carma... ¿qué no montarán cuando la manipulación a presentarnos sea sobre asuntos de más calado...?

Anónimo dijo...

Grande el artículo. Aunque el fantasma del photoshop también aúlla en los feisbuk del pueblo llano.

Grande el comentario de Gonzalo.

La palabra "pataje" me encanta. "Uy, Jose, mira esa que pataje lleva"-me suele decir mi novia por la playa.

José Luis

T dijo...

¡Qué buen artículo, Enrique!

E. G-Máiquez dijo...

Muchísimas gracias por la compañía. Ahora que estamos en la intimidad de la entrada antigua os confesaré que a mí también me gustó mucho mi artículo, tanto como para no hablar de mis 500. Y también me ha gustado mucho el comentario de G.