lunes, 23 de abril de 2012

Hay tiempo

He escrito el nombre de la entrada sin pensar. Sólo venía a dejar aquí un trampolínk a mi artículo en AM, que es lo que me importaba, porque está escrito con ansiedad y necesidad. Pero he visto que sería un título precioso para el volumen que recogiese, dentro de unos cuantos años y otros cuantos poemarios, mi poesía completa o, mejor, la antologada. Qué título tan bonito, ¿no? A mí, por lo menos, me da mucha paz. 

4 comentarios:

María dijo...

Así es: También en la vida ordinaria y cotidiana, la vida real. Nada mejor hecho que lo que se ha hecho sin prisas, tomando el tiempo necesario.
Y el mejor remedio y prevención del destructivo estrés es hacer una cosa después de la otra. Ni pensar siquiera en la siguiente hasta finiquitar la presente.
Creo que lo leí aquí: "No tengo tiempo para tener prisa"
Es para lo único para lo que no hay, no debería haber,tiempo.

AFD dijo...

Henry Miller, Knut Hamsun y Joseph Conrad son muy buenos casos también.
Por cierto, creo que Lampedusa murió a los 60 años (llamarle a los 60 "frisando los 90" me parece una gran hipérbole, claro), poco después de terminar Il Gattopardo...

Enrique García-Máiquez dijo...

Ups, mis matemáticas. Muchas gracias AFD. Menos mal que siempre hay tiempo de corregir.

Juan Ignacio dijo...

Que bueno decir en ese entonces "Hay tiempo" y no "¡Ay, tiempo!"