jueves, 26 de abril de 2012

Presentación


Fallaron mis amigos 
y no los de mi madre. 
Laus Deo. Fue un signo. 

7 comentarios:

Ignacio Trujillo dijo...

Desde el Real de la feria estuve contigo. Me acordé varias veces. Envidio a los que pudieron ir.

Ununcuadio Uuq dijo...

Por curiosidad... ¿Qué pasó, cómo fue?

Jesús Beades dijo...

Me hubiera encantado ir, pero estaba en cama con fiebre. ¡Preséntalo en Sevilla, y la liamos!

María dijo...

Mea culpa!!
Qué bueno eres que a los que te fallamos nos consideras amigos.

Perkusatto dijo...

Excusatio non petita ,acusatio manifiesta !!!!

Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Pero ¿cómo es que yo no me enteré de esa presentación? ¿A quién tengo que reñirle?

Enrique García-Máiquez dijo...

Gracias a todos por la compañía (moral).

Me puedes reñir a mí, querida Inma. Me da un poco de vergüenza avisar de estas cosas, sobre todo a los amigos sensibles, que se sienten en la obligación de ir. Dejé que el periódico hiciese su trabajo, pero no conté, ay, con la crisis del papel. Muchísimas gracias por esa preciosa definición del blog, por cierto.