jueves, 3 de mayo de 2012

Del ultra al retro



Quitando algunos poemas estupendos por aquí, y mucha quincalla por allá, en líneas generales, uno lee Las cosas se han roto. Antología de la poesía ultraísta con un sentimiento agridulce. Por un lado, el agradecimiento a Bonet, que nos ha nos ha dejado esta poesía desmelenada al alcance de la mano con una brillante alopecia académica. Y, por el otro, la siempre pequeña amargura de la envidia. En qué grandes blogueros hubiesen roto buena parte de estos poetas menores. 
Para muestra, basten unos botones. Un puñado de aforismos de las series "Ventanilla" de Juan Gutiérrez Gili (1894-1939), que ya me hubiese gustado escribir a mí, que tanto me tira el encanto retro del tren. 


LUNA
Roto que ha dejado en el cielo
la Torre de Babel.


CLAUSTRO
En el cubo de agua fría
sube su rostro puro
de novia la novicia.


YERMO
Emigración perpetua del paisaje.


REBAÑO
Página del Antiguo Testamento.


LLUVIA
Pedazos de la noche en todas las manos.


ACUEDUCTO
Peine del sol.


NEVADA
Manteamiento de estrellas.


LABIOS
Barquichuelas que oscilan
en el agua de la sonrisa.


INTROSPECCIÓN
En el fondo de los espejos
hay una máscara impasible.


ASCENSOR
Angustia de no estar en ninguna parte.


CRUCE
Los cristales han saltado de una ventana a otra.


FILO DE LUNA
¿Qué pegaso de cristal ha pisado en el cielo?


SOL
Alcancía de estrellas.


TRUENO
Es el silencio que se desmorona.


ÉGLOGA
Al pasar las mozas con ánforas
llenas de crepúsculo, risas y trinos,
pugna por desasirse de las zarzas
—para seguirlas— el camino. 


POZO
Chimenea del cielo.


ACTUALISMO
Hay que construir el reloj de doce manecillas. 



4 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Sigo dándole vueltas a lo de si el blog es un nuevo género... Parece que Navascués, finalmente dice que no: que solo es vehículo de géneros ya existentes... Pero a mí no me acaba de convencer: porque Internet facilita la rapidez en escribir y en "publicar", y también en olvidar (¿formaría parte del género blog?). Yo me planteo que los bloggeros somos un poco graffiteros: no esperamos perdurar más de un día, e igual un poquitín más...

gatoflauta dijo...

A mí personalmente me preocupa poco lo de la adscripción genérica. De lo que se trata, en la medida en que uno pueda, es de escribir buenos libros; de encontrarles sitio en el encasillado correspondiente, o fabricar uno nuevo, ya se encargarán los críticos, que para eso están. Y que, por lo demás, suelen proponer para estos casos soluciones encantadoramente variadas.

Ununcuadio Uuq dijo...

Es que hay gente que tenemos pocas posibilidades de publicar, y sin embargo, somos asiduos bloggeros, así que personalmente sí me gustaría hacer un debate y un análisis del tema. Porque quizá nunca vea nada mío o de mis amigos por escrito, pero sí en sus respectivos blogs.

Enrique García-Máiquez dijo...

Tiene razón Gatoflauta (esta vez) con la despreocupación por los géneros, aunque yo, como Uuq, no tenga tanta serenidad y me preocupe tanto, ay. La imagen de los graffiteros es espléndida. Y es lo que tenemos que disfrutar. Luego, ya veremos...