jueves, 29 de noviembre de 2012

Como una moneda de plata


Tendrías, luna,  
que mostrarme una cara 
a la ida y otra 
a la vuelta. —"Sí, pero 
tú nunca vas de vuelta".