miércoles, 14 de noviembre de 2012

Un hombre honrado


Una de las grandes ilusiones de mi vida, y de las más difíciles, es escribir mi libro (póstumo) de memorias y titularlo Un hombre honrado. Conseguirlo significaría, primero, que he tenido algo que contar; segundo, que no he cometido ninguna fechoría horrible que hiciera imposible el uso de tan hermoso título; y, por último, que podría poner en el frontispicio esa precisa cita del conde de Maistre: "No sé cómo es la conciencia de un criminal, pero conozco la de un hombre honrado, y es espantosa".

Aquí la uso, para ir calentando motores. 



7 comentarios:

Premioreal dijo...

Lo sentimos mucho.
A veces hay que tomar decisiones que duelen.
Carbon no se adaptó a la nueva manada.El queria seguir mandando en el cubil y atacaba al que se le rebelaba. No habia solución.Hiciste lo unico que podias hacer: alejarlo de los niños.
Intentaste buscarle otro dueño, mientras estaba en el campo, pero no lo encontraste.
Tu conciencia no debe reprocharte nada.La vida a veces es asi de dura.
Le has escrito un articulo precioso y lo has hecho inmortal.
Un abrazo para los cuatro.
Adela y Rafael.

gatoflauta dijo...

Como ya señalaba el anterior comentarista, es triste la historia, pero EGM hizo, dadas las circunstancias, todo lo que honestamente estaba en su mano. No debe sentirse culpable: no lo es. Y De Maistre, a mi modo de ver, exageraba. Creo más cerca de la verdad a Joubert, cuando dice: "...reúnen en sí mismos la inocencia y el arrepentimiento, hasta tal punto se creen culpables con el simple pensamiento y a veces sólo con la mención de lo que está mal. Se arrepienten por los culpables". (Es el "Pensamiento" 512 de la edición de Carlos Pujol). Creo, aunque el cinismo contemporáneo guste de pensar lo contrario, que Joubert está aquí más cerca de lo esencial humano que De Maistre.

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué grande es Joubert. Ahora mismo lo estoy releyendo.

Gracias a ambos.

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué grande es Joubert. Ahora mismo lo estoy releyendo.

Gracias a ambos.

Juan Ignacio dijo...

Ha sido muy emocionante conocer toda esa historia oculta, las heridas, como lo llevaron adelante. Gracias.

Isaías P. dijo...

Un hombre honrado no hablaría de estas cosas un día como hoy. Tanta gente en el umbral de la pobreza, aplastada por un neoliberalismo feroz, y "el hombre honrado" sólo se indigna con nacionalismos y matrimonios gay. ¡ Qué lejos de las palabras y hechos de Jesús de Nazaret!

Enrique García-Máiquez dijo...

Muchas gracias, Isaías, por tu comentario, y lo digo sin ironía. La conciencia de "un hombre honrado" es, como decía y lo decía en serio, espantosa.