miércoles, 9 de marzo de 2016

¿Cuántos padres eres?


"Tú, ¿cuántos padres eres?", me preguntó Carmen desde su bicicleta, con el pie apoyado y una mano en la cintura, el manillar doblado y la mirada chispeante y retadora.

"Uno", hice con el dedo, porque sigo sin poder hablar. 

"Pues ahora estás conmigo", concluyó, recordándome la pericia forense de Porcia en El mercader de Venecia. Se había dado cuenta de que me volvía nervioso para ver si Enrique aparecía o no al fondo de la calle. Se había quedado atrás con el patinete y con su madre.

Me pareció muy bien que no me reclamase en exclusiva, sino aquí y ahora, y argumentando con lo esencial. Y recordé a mis jasídicos. Lo que me hizo estar un poco absorto, quizá. Si Carmen se percató —que se percataría—, ya me dio por imposible.