sábado, 11 de octubre de 2008

Caná

En la Biblia todo relata un hecho y revela un misterio. El misterio del milagro de las bodas de Caná es inagotable (como el vino mejor) y da para múltiples enseñanzas. Desde la honda lectura de B16, hasta la mía de hoy, muy particular, donde traigo el agua (y el vino) a mi molino. Esta tarde (17:30) se casa --D.m.-- mi hermano Jaime, y asisteremos a otra transformación milagrosa. Entrará una chica en la Iglesia y saldrá de allí una nueva hermana nuestra.

7 comentarios:

Manupé dijo...

Y tu hermano tendrá una suegra, fuente inagotable de artículos.
Felicidades.

tlön dijo...

Muchas felicidades. Me alegro por él y por ti.

¿Leeréis los dos poemas? ¿Invitaréis a Fernando LdA? jejejeje En serio: enhorabuena.

Salud,

Tlön

Rafael G. Organvídez dijo...

Felicita a Jaime de mi parte, Enrique.

AnaCó dijo...

También me uno a la celebración, felicita a tu hermano de mi parte.

Juan Ignacio dijo...

¡Felicitaciones!

Rocío Arana dijo...

¡¡¡Felicita a Jaime!!! (yo también lo haré, pero por si acaso...)
Hoy se casa Pablo Moreno, y llueve. Merde.

mafalda dijo...

Espero poder felicitar a Jaime, personalmente,cuando me organice una visita al Museo del Prado.
Muchas felicidades a toda la familia, por la boda y la nueva adquisión/es.
Espero que hayáis pasado un gran día.