domingo, 12 de octubre de 2008

Raymond Queneau

Dios mío, qué ganas de escribir un pequeño poema…
¡Mira, mira!, ahora mismo va pasando uno.
Pss pss pss
ven para acá para que yo te incluya
en el archivo con mis otros poemas
ven acá para que te entube
en los comprimidos de mis obras completas
ven acá para que te empoete
para que te enrime
para que te enritme
para que te lirifique
para que te enverse
para que te emprose
para que te agarre
ven acá…
¡Vaya!
.............Se me escapó.

6 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Una curiosidad, Enrique: ¿de quién es la traducción? Creo que voy a usar este texto para explicar las palabras parasintéticas... Intentaré que no pierda su indiscutible encanto. Y no creo que el bueno de Queneau se moleste, más bien todo lo contrario.

E. G-Máiquez dijo...

La traducción de primera mano era de Mario Quintana. La traducción de segunda mano es mía.

Rocío Arana dijo...

ay qué razón tiene. Que venga la lluvia de una vez.

Isabel Riñón dijo...

Si yo hubiera sido el poema
también habría huido
de que me envasaran
al vacío

Corina dijo...

¡Qué bueno!

Master en Nubes dijo...

me ha encantado, como que ves al poema huyendo...