miércoles, 15 de octubre de 2008

Lo siento

Peor que aguafiestas: aguacrisis, que es el colmo.

7 comentarios:

Fernando dijo...

Maestro:

De acuerdo con sus apreciaciones sobre Rajoy. Parodiando la famosa frase de De Quincey, se empieza votando a favor del Estatuto andaluz y se acaba dicienco "coñazo".

¿En serio alguien cree que el desorden económico va a traer la regeneración moral, de España o de cualquier sitio? Asombrosa idea. El desorden lleva a la crisis, la crisis lleva al miedo, y del miedo nunca sale regeneración moral alguna, sino el egoismo más descarnado, más violento.

Ángel Ruiz dijo...

Está bien, aunque se convierta uno en un aguafiestas, reconducir los planteamientos simplistas, como esos pendulares que nos están intentando vender.

Manupé dijo...

Es muy posible que como dices lo que no se soluciona con dinero tampoco se soluciona sin dinero, pero a más de uno le devuelve los pies a la tierra y a la triste,dura y cruda realidad.
Mientras tanto y para ser positivos que me quiten lo bailao, que para penas siempre hay tiempo y para regeneraciones morales.... también.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Hombre, Enrique, yo no pierdo del todo la ilusión de que, de ciertas coyunturas económicas, puedan derivarse determinadas enseñanzas morales. Otra cosa es que sirvan de algo. Pero, por ejemplo, una cosa que demuestra ésta es lo absurdo que resulta hacer depender el bienestar colectivo de la continua aceleración de la economía: que, para que haya más sueldos derivados de la fabricación de coches, pongo por caso, tengamos que cambiar de coche cada cinco años; o que, para que haya mucho trabajo en la construcción, aceptemos hipotecarnos de por vida. No me gustan los simplismos, y no sé cómo articular esta intuición. Pero creo que merece la pena explorar estos aspectos de la actualidad. Otra cosa es que las conclusiones no conduzcan a donde uno quisiera.

Jesús Beades dijo...

Muy bueno.

JUANMA SUÁREZ dijo...

...y siguiendo con lo que dice José Manuel, ¿porqué tiene que afectar a mi bolsillo que el índice Nikkei (lo he mirado en Google; no tenía ni idea de cómo se escribía) se desplome o que la bolsa de Nueva York cierre a la baja?

E. G-Máiquez dijo...

José Manuel, sólo protesto contra los que con pasmosa frivolidad (pues saben que no serán ellos los principales afectados) se alegran de la crisis y la ven como un bálsamo de Fierabrás político o moral. La crisis encierra sus enseñanzas y descubre, como dice también Juanma, las miserias de la opulencia, y eso se le agradece, qué remedio. Pero sólo eso. Mejor que yo -y más breve- lo explica en el primer comentario mi colega Fernando. El recuerdo de los años 30 nos podría servir para no ponernos demasiado alegres con lo que traen las crisis.