sábado, 13 de diciembre de 2008

Feisbuqueando

Básicamente Facebook personaliza el Hola. Los usuarios cuelgan sus fotos y sus conocidos las ojean. Los usuarios hablan de sus viajes y de sus planes y sus conocidos se enteran de todo, y así vamos pasando el rato, que diría el maestro Pla. A mí el Facebook no me vuelve loco, porque puestos a personalizar prefiero intentarlo con El cuaderno gris, por poner un alto ejemplo. Pero nunca se puede decir de este agua no beberé, y yo hoy voy a colgar fotos de un almuerzo al que me invitaron. El lugar era "Salto al Cielo", la finca de los López de Carrizosa, rama Peraleja, y en cuanto vi el perfil de la casa me dije: ¡Esto va al blogg!
Sí, sí, os habéis dado cuenta: en versión bajoandaluza y con las rebajas que acarrea la realidad, recordaba irremediablemente a Brideshead, que es uno de nuestros lugares de encuentro. Además, yo ya había estado antes allí y mi tema, ese día, fue la memoria. También tiene un punto Waugh el nombre de la finca, que se llama "Salto al Cielo" porque antes de la desamortización era el asilo de los cartujos, donde iban los monjes viejos a prepararse para el viaje, una especie de trampolín. La capilla, muy siglo XVIII, era preciosa, como un templete. Y eso es todo. Aunque puestos a feisbuquear, ¿cómo no poneros una foto nuestra? Las cosas, aunque sean las más tontas, hay que hacerlas a conciencia.
Y luego está la dimensión social del facebook, así que ahí os arreo una foto de la compañía, en el burladero de una plazita de toros del XIX de piedra, muy bonita. Como podréis comprobar por mi relajo, no se soltó ninguna becerra, gracias a Dios:


Lo de poner los nombres de todos es puro facebook, pero eso a mí me parece demasiado, la verdad. Lleguemos a un consenso y déjemoslo en que arriba del murete está Blanca Briales, la atenta anfitriona consorte o connuera, y que las fotos son de Inés Domecq, la pobre, que no posó nada, todo el rato corriendo para adelante y para atrás con su cámara. En cualquier caso, todo esto es la intrahistoria. Vine aquí a compartir con vosotros la cúpula, el verde inglés del prado, el eco a Evelyn...


11 comentarios:

Manupé dijo...

!!Esa pelliza!!.
Fondón, que te estas poniedo fondón y eso no lo remedia ni una buena cámara, ni el sitio ni todas las vueltas que quieras darle para que nos fijemos en el paisaje.
Dieta de la alcachofa ya.

E. G-Máiquez dijo...

¡Cuánta razón tienes! De hecho, con ese sentido de la oportunidad que me caracteriza, voy a aprovechar las fiestas para ponerme a la alcachofa. Abrazo (por ahora del oso, pronto del espíritu de la golosina).

Manupé dijo...

Espero que con ese sentido de la oportunidad que te caracteriza, coloques aquí una foto después de Reyes en la que veamos tu cuerpo estilizado y tu pelliza nueva.

No vale rellenar las alcachofas de lomo metido en manteca.

Suso Ares Fondevila dijo...

¡A ver si ponemos fotos más nítidas, que no se te ven las patas de gallo!
Gracias por compartirlas.
Un abrazo.

E. G-Máiquez dijo...

La poca nitidez no es por mi culpa, Suso. Inés no quiso bloquear nuestros correos-e y la puso a mínimos. Pero confieso que me ha venido estupendamente, sí.

Ignacio dijo...

pues a mí me recuerdas a f villalón

E. G-Máiquez dijo...

¿No será por la cintura? ¿O sí, y tú también, amigo mío? Esto es la conspiración de la alcachofa.

Rafael G. Organvídez dijo...

Pues... ¿qué quieres que te diga,amigo Enrique? Yo te veo más delgado.

Jesús Beades dijo...

Leo en el blogg de Adaldrida que estás en contra de la diversificación (bloguera). ¿Será por eso que no entras en la Taberna del Fin del Mundo?...

E. G-Máiquez dijo...

Beades, no se te escapa una. A la admirable Taberna del Fin del Mundo me asomo mucho por la ventana. Las razones de mi reticencia las iba a exponer en la mesa redonda sobre blog(g)s del jueves en Sevilla. Te lo adelanto, pero un poco en secreto, eh, que si no me dejas sin tema de discusión allá. En principio, soy más partidario de los blogs personales y, luego, mucho enlace entre unos y otros, y comentarios. En la práctica, la Taberna me apabulla pues mi nivel teológico apenas pasa del Padrenuestro. Y religiosamente, como (guiño, guiño) sabes, prefiero que la reflexión teológica no se aparte del devenir diario, digamos. Lo diré allí, pero conste aquí mi admiración por el nivel vuestro.

Jesús Beades dijo...

Vale, pero que conste también que nuestro "nivel" en Teología es sólo apariencia, al menos en mi caso, que aprovecho muy bien los deshilvanados datos e ideas de mi cabeza para que parezcan más y mejores. Antonio Javier y Ale sí que son listos, pero son profesores de Filosofía, no de Teología (ni siquiera estudiantes). Así que es un ejercicio amateur; y esto, literalmente, no te puede quedar grande. Ni a nadie.