viernes, 19 de diciembre de 2008

Una entrada menor

Ayer recordaba el poema de Pedro Sevilla donde contrapone el tiempo de los pueblos —que siempre cruza en línea recta— con el de las ciudades (circular). Eso es una manera metafísica de afrontar las diferencias entre pueblo y ciudad. Yo, ayer, descubrí otra menor y anecdótica, aunque no exenta de encanto, como una pequeña acuarela. Entrando en Sevilla, nada más pararme en el primer semáforo de la avenida de la Palmera, me fijé en que la chica del coche de la derecha estaba aprovechando la paradita para pintarse los labios con prisa y precisión. Eso en los pueblos no se ve, probablemente porque las posibilidades de que la persona del coche de al lado sea conocida son inmensas. Luego doblé a la derecha y en Bueno Monreal, otro semáforo, otro coche al otro lado y otra chica pintándose otros labios, y arreglándose el pelo. Yo iba a hablar de blogs a una mesa redonda y por un momento, como la mariposa de Chuang-Tsu, no supe si iba a encontrarme allí con Rocío Arana o si ya estaba dentro de su blogg.

14 comentarios:

Carlos RM dijo...

¿Menor? A mí esa veloz coquetería femenina me, en fin, me encanta. Y también me hubiera encantado escucharles hablar de blogs, y estar en Sevilla, y...

Ignacio dijo...

Yo vengo observando como peatón, de un tiempo a esta parte, que las mujeres vistas a través de las ventanillas de sus coches son todas guapísimas.

Adaldrida dijo...

gracias gracias, Enrique. Hemos tenido telepatía, porque yo no te enlazo en mi entrada menor de hoy, pero te cito. Me encantan los ríos y la palabra río, y me encantó tu metáfora. Un placer haber debatido contigo.

Juan Antonio, el.profe dijo...

"otro semáforo, otro coche al lado y otra chica pintándose otros labios". Si hubiese estado pintándose los mismos labios que la mujer del primer coche, ni habrías llegado a la mesa redonda ni hubieses escrito esta entrada hoy, porque el shock habría sido tremendo...

E. G-Máiquez dijo...

Umm, el coche como complemento... Por no hablar del misterio transparente de cualquier ventana o ventanilla, con su frágil frontera entre intimidad y publicidad. Y de la importancia del marco, de la que nuestro preclaro Ortega y Gasset disertó con tanta vista. Si sumamos a todo la magia multiplicadora de los espejitos retrovisores, el cóctel ya es molotov. O un motor de explosión, para ser más precisos.

Anónimo dijo...

Si no fuera por la cantidad de veces que ustedes, los varones, nos ponen verdes por acicalarnos en el coche. Casí me tomaría sus palabras como un cumplido.

E. G-Máiquez dijo...

Anónima, hace usted muy bien, no en acicalarse, que seguro que no lo necesita, etc., sino en tomárselo como un cumplido.

AnaCó dijo...

No es por nada, pero los chicos tienen peores costumbres cuando paran en los semáforos. Nada coqueto, pero nada, nada.

Jesús Beades dijo...

Ah, el tiempo bucle del meta-blogg... Todos nos fuimos ayer con ganas de postear, seguro.

Manupé dijo...

Podría usted estirarse y ya de paso contarnos algo sobre la mesa redonda que le llevó al extranjero, quiero decir a Sevilla.
¿Que tal estuvo?,¿Hubo éxito de público y crítica?.

E. G-Máiquez dijo...

Las chicas son guerreras, qué barbaridad. En la entrada y en los comentarios (CRM, Ignacio) venga piropos y cumplidos -muy merecidos, desde luego-, pero ellas, ea, al contrataque. Mira si se estaban haciendo pinturas de guerra, en plan sioux.

Gracias por el interés, Manupé. Hay reseña en el blog de JGRM y resueña en el de Beades. Yo acabé muy contento del público y de sus críticas. Aprendí mucho.

Belén Núñez dijo...

Me pareció muy buena la mesa redonda de ayer. Se desarrolló estupendamente y duró casi dos horas con tanto debate que me ha dado por pensar bastante. Aprendí y disfruté muchísimo.

francisco aranguren dijo...

Estimado poeta: entro en tu blog para darte noticia de la presentación de un poemario de Marta Navarro: su título, "Once islas y un invierno". El libro tiene un blog con su mismo nombre y en el mío cuento, también, la presentación en Zaragoza e incluyo un poema. Estimo en mucho tu opinión y, como editor de Marta, y en atención a la camaradería que une a los poetas, me permito pedirte que leas esos textos. Saludos. Francisco Aranguren.

Pablo Vázquez Pérez dijo...

Tienes un meme par ti:
http://pablosinbulla.blogspot.com/2008/12/el-largo-meme-de-los-libros.html

saludos

Pablo