martes, 23 de diciembre de 2008

Tabaco y cine

A pesar de tantas presiones político-correctas, no será fácil que los actores dejen de fumar en las películas, ni tampoco sería aconsejable. El tabaco remarca la respiración de los personajes; y la respiración es la vida, y, poniéndonos etimológicos, el espíritu. El tabaco desempeña en el cine el mismo papel que la métrica en la poesía: hace palpable algo tan etéreo como el aliento vital.

Lo he visto claro en My Blueberry Nights, la última de Wong Kar Wai. Aunque nadie lo diría, se trata de una película muy apropiada para las Navidades, que os recomiendo efusivamente. Además de la preciosa fotografía (rozando el preciosismo sin caer en él), de las constantes sorpresas del guión, de la suave banda sonora, del humo del tabaco, además de todo eso, la historia esconde —y va mostrándonos poco a poco— un trasfondo de esperanza.

Y todavía más. Desconozco las lecturas de Wong Kar Wai, pero ¿quién no ve en la escena del beso una variación del delicado poema "Berceuse" del JRJ del Diario de un poeta recién casado? Y la frase final, que resume toda la película, ¿no es una paráfrasis de la filosofía de G. K. Chesterton, concretamente de ciertas ideas de Ortodoxia y del argumento entero de Manalive? Si no influencias, son confluencias que nos muestran una honda sensibilidad similar. Mientras tanto, las carreteras y las barras fijas de los bares son la metáfora de la cuerda floja por donde atraviesan los personajes. La cruzan limpiamente hasta el final.

17 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Ah, y se me ha olvidado recordar en el artículo la fina defensa de la escritura epistolar y del papel que se hace en la peli.

Ignacio dijo...

Me asomo un momento a desearte una feliz navidad. Te dejo un enlace a un poema navideño de Eliot que llevaba tiempo buscando (lo leí en una vitrina de una exposición y luego no daba con él: no es el famoso de los reyes magos).

http://www.scribd.com/doc/206660/Poetry-TS-Eliot-The-Cultivation-of-Christmas-Trees-1954

Suso Ares Fondevila dijo...

"El sentido genuino, el sentido principal a través del cual (Herman) Broch acogía dentro de sí el mundo que lo rodeaba, era la respiración". Elías Canetti, El juego de ojos.

Jesús Beades dijo...

Veré la peli. (Este es el mejor comentario que se puede dejar a una recomendación).

Ángel Ruiz dijo...

No hace falta llevar las cosas etimológicamente lejos: espíritu y respiración son de la misma familia, así que más cerca no pueden estar.
Y es muy interesante la asociación (ya en el mito griego y luego desde Anaxímenes por lo menos) de aliento y vida.

Bukowski dijo...

Vaya, y yo que pensaba abandonar la visita al cine para ver este Kar Wai en favor de la última de Eastwood. Ahora ya son dos las entradas que tendré que pagar. Digo lo mismo que Beades: la veré.

Rafael G. Organvídez dijo...

Pero a pesar de todo cada vez se ve a menos actores fumando en el cine. Además podemos detectar en muchos casos una connotación negativa en el hecho de tener un cigarrillo entre los dedos. Pensándolo bien, si antes eran los galanes quienes fumaban, ahora lo hacen los villanos.

E. G-Máiquez dijo...

Gracias, Ángel (de mi guarda), ahora mismo lo corrijo.

Ups, Beades y Bukowski, espero que WkW no me deje en mal lugar, que apuesto a que no. De la de Clint Eastwood he oído que no está a su nivel. Ya nos contarás.

Y, por supuesto, RGO. El peligro que tiene eso es que parezca que los malos están más vivos, son más humanos que los buenos. Pero, por suerte para los pulmones de los actores, yo he exagerado un poco y el cine tiene otros recursos menos cancerígenos.

Qué cita, Suso. Muchísimas gracias.

Fernando dijo...

Hola, maestro, no tengo nada que decir en este interesante tema, tan sólo querría desearte una feliz Navidad con tu familia, en Sevilla o en Murcia, donde te toque, todo está bien; que tengas días de paz espiritual y de felicidad y que no cometas excesos.

Felicidades.

E. G-Máiquez dijo...

Me toca... ¡enMadrid!

Muchísimas gracias, Fernando.

AFD dijo...

No quisiera llevarte la contraria, Enrique, pero ni modo. Te cito un pasaje del último libro de Joe Eszterhas, escritor de Basic Instinct, Flashdance, entre otras. Un tipo, pues, que vende en más de 2 millones de dólares sus guiones:

"Don't show your characters smoking in your script.
For many years, because I smoked four packs of cigarettes a day, because I thought smoking was cool, and because I resented what I deemed to be politically correct assaults on my smoking, I showed my characters smoking in my scripts.
I didn't care if I was glamorizing smoking or causing young people to start smoking.
Then I got throat cancer. I consider my cancer my personal punishment for glamorizing smoking on-screen.
Don't bring the same karma upon yourself that I brought upon myself."

En fin, como sea, te deseo una Feliz Navidad. Y rentaré la película.

Saludos

Alfredo

E. G-Máiquez dijo...

Amigo Alfredo; llévame la contraria lo que haga falta, y más si tocamos temas tan sensibles como este. Yo, que quede claro, desaconsejo fumar, como desaconsejo hablar en endecasílabos en la vida cotidinana, pero creo que en el cine da un efecto que funciona.

Carlos RM dijo...

Muy buena tiene que ser la película para ser mejor que tu crítica. Anoto la recomendación.

Bukowski dijo...

Enrique, no sé yo si Eastwood no estará a la altura de lo que sea. Es quizá el último de los directores clásicos, y aunque él y Kar Wai tratan la narrativa fílmica de manera diferente, Clint es mucho Clint.

Embajador en el Infierno dijo...

Feliz y santa Navidad para ti y los tuyos, Enrique.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Por favor,que estoy intentando dejar de fumar! No me tientes

E. G-Máiquez dijo...

Jesús, no te preocupes, porque afortunadamente para ti (y para nosotros) no eres un personaje de cine. PUedes respirar muy bien en tus endecasílabos y a través de tu prosa. Ánimo con (contra) el tabaco.