lunes, 15 de diciembre de 2008

Incomprensible

La pereza más extraña
es la de todas las noches:
pereza de irme a la cama.

6 comentarios:

Simbad dijo...

El minuto heróico !

.

Máster en Nubes dijo...

Me pasa igual a menudo.

E. G-Máiquez dijo...

Je, es que yo también tengo mi diplomaturita en nubes.

Simbad es un minuto heroico completamente al revés: dura horas y quizá, quizá sea por cobardía: dormir es una metáfora de la innombrable.

Luispa dijo...

Ah, menos mal que explicas, porque esto de que un casado no quiera irse a la cama.

Anónimo dijo...

tienes razón enrique: parecida pereza dará ponerse el pijama de algodón que de madera: hay tantas cosas que hacer antes de acostarse definitivamente. Es una cuestión de pijamas! Jaime

Adaldrida dijo...

¡El pijama de madera! qué grande grande y grande, Jaime.
A mí eso me pasaba antes; ahora, a las once ya estoy deseando la cama. A mí me gusta tantísimo dormir...