lunes, 27 de julio de 2009

Dulce y salada

En la ducha se llora de maravilla, me di cuenta el otro día y hoy veo que es moneda corriente. Será porque la soledad, la desnudez, porque unas gotas llaman a las otras. Luego la mezcla del agua dulce y la salada queda bien, produce un llanto dulce. Aunque a lo mejor la similitud es aún más honda: las lágrimas también nos limpian, el alma en su caso. En la ducha, llorando, uno se lava por dentro y por fuera. Se sale nuevo.

6 comentarios:

Wesley Jackson dijo...

:)
o quizá sería más propio =)

nohacefaltaquetediga dijo...

Enrique,tú - conociéndote- nunca estarás solo.Sale tirado apreciarte.No es ningún piropo par tí, sí para Leonor

E. G-Máiquez dijo...

No hace falta que te diga que muchas gracias.

Y Wesley, qué bonito el emoticono más propio, me ha emoticonado..., aunque no tanto como tu propia entrada.

Adaldrida dijo...

es verdad que nunca estarás solo. ¿Alguien te ha dicho alguna vez lo genial que eres?

Dyas dijo...

También uno se lava por dentro y por fiera, perdón, digo fuera, en la ducha y rezando.

Anónimo dijo...

Supongo que también es por pudor. Si habiendo gente en casa no quisiera que me vieran llorar, una solución sería meterme bajo la ducha: las gotas de la ducha sería una máscara para las gotas de los ojos.
Carlos