lunes, 8 de marzo de 2010

Bebés

Personalmente estoy muy predispuesto, como es natural, y socialmente también: es el tema candente. Pero escojo estos dos poemas, además, porque siempre me han entusiasmado, me han fascinado, he agradecido hasta hincarme de rodillas, me han maravillado las deliciosas diferencias entre hombres y mujeres. Vean lo que dice cada uno frente a un bebé.

Pilar Pardo, Temporada de fresas, Siltolá, 2010, p. 48:

......................RECIÉN NACIDO

Tu boca es una rosa
de agua que ensaliva
todo lo que se acerca.

Tu propia indefensión
te convierte en sagrado
.


Y Antonio Casado da Rocha, Filósofos y películas, Birmingham, 2007, pp. 60-1:
.................MILLION DOLLAR BABY

No es la cigüeña
(diurna grúa de caña)
quien trae los niños,

sino una lechuza
silenciosa y nocturna.

La he visto hoy
(mancha fugaz a oscuras)
al encontrarme

con un bebé dormido
en nuestra habitación.

Puños cerrados,
respirando tan rápido
como un boxeador

(cuatro kilos de peso,
novecientos gramos y

con calzón blanco,
Mo Cuishle escrito
en el albornoz)

noqueado en la lona.
¿Quién lo ha dejado aquí?

Tantas apuestas
y resulta que hemos
ganado todo

un humano completo
con su viaje al futuro

desconocido.
Es, como suelen decir,
un milagro.

Pero antes de dormirme
(no era hora de toma)

pienso que todos,
hasta el más hijoputa,
hemos sido eso:

un paquete increíble
traído por un pájaro

hasta tu nido,
para que duermas menos
y te despiertes

y te duermas otra vez
más confuso que antes.

10 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Me quedo con el poema de Pilar Pardo.

Saludos.

Andoni Rentería dijo...

Gracias, Enrique, qué comparación más interesante y qué apropiada la elección de colores. Me encantan los tres primeros versos del poema rosa, tan certeros, y me parece significativo notar que en él toda la atención de la autora está puesta en el bebé. Es un poema contundente, directo, donde no hay lugar a dudas. En el poema vestido de azul, sin embargo, el autor parte de la contemplación medio incrédula del bebé para lanzarse a una meditación sobre los adultos y, al cabo, sobre el propio autor. Es un poema más ondulante, más sobre la confusión del mundo al que traemos los niños que sobre los propios niños.

Maria dijo...

Definitivamente voto por el rosa, sin que nada tenga que ver que sea el día de la mujer, o que yo misma lo sea. En términos absolutos es un poema mucho más amable, en todos los sentidos que soy capaz de darle al término amable.
Es verdad que yo no entiendo una palabra de poesía y jamás comento en los posts de poesía, pero como éste, además, es de bebés, y esos sí son mi debilidad, pues conste mi voto.

Antonio CdR dijo...

El contraste me ha parecido muy instructivo. Mi compañera ve una rosa (enhorabuena por la imagen, es de 10) y yo, bueno, veo un boxeador (o boxeadora, en este caso).

Para los que no conozcan la película de Clint Eastwood que da título a mi poema,"Mo cuishle" significa algo así como "Mi amor".

Agradecido por todos los comentarios y a Enrique por montar este experimento de psicología comparada,

Espinelete dijo...

No sé, los dos poemas son espléndidos e invitan a reflexionar. Es verdad que al azul quizás sea más un poema sobre el vértigo y la confusión del mundo, aparentemente más bronco y oscuro (no tanto, en realidad, en el primero es la propia indefensión de los últimos versos la que convierte al niño en sagrado) desde la propia aparición de la nocturna lechuza frente a la diurna cigüeña. Yo, esto es cuestión de lo que el poema te sugiere naturalmente, me quedo con el azul. Veremos en qué color, rosa o azul, escribes tú el tuyo cuando goces pronto del beneficio de la experiencia y de la llorosa fuente de inspiración

Verónica dijo...

Me sumo y hago mío el voto de María. El rosa me ha encantado.

E. G-Máiquez dijo...

Mi intención no era que optaráis, sino, efectivamente, comparar psicologías. Pero el blogguero propone... y el comentarista dispone como le viene en gana. Ya puestos, yo comparto el comentario de Espinelete, será por la temible testosterona, sin faltar a Ramón Simón, que es un experto en poemas a hijas.

E. G-Máiquez dijo...

Qué bien, Verónica, que te sumes, y tan bien sumada. A mí el rosa también me encanta, ojo, como todo el libro de PP.

A propósito, Verónica, ¿cómo va tu embarazo? El otro día busqué tu dirección electrónica para preguntártelo más discretamente pero las dos que tengo eran de trabajo. Me acuerdo mucho.

mora-fandos dijo...

Muchas gracias, me han gustado mucho los dos.

Verónica dijo...

Todo bien, Enrique, gracias. Perdona, pero no había vuelto a mirar esta entrada desde que dejé el comentario. Me haré con tu dirección de correo para contarte. Mi retoño es varón; así que lo del rosa lo he dicho con cierta nostalgia, porque no voy a ver nada de ese color. Pero bueno, ¿niño o niña? ¡Qué más da!

Y, ya puestos, el poema de Antonio CdR es maravilloso también. Pero es que lo de la boca de rosa que todo lo ensaliva me ha chiflado! ¡Qué ganas de bebé!