lunes, 22 de marzo de 2010

Uno, dos, tres y...

12 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

El de la familia me lo hago en el techo.
(Pero no tendría problema en posar un rato con los otros en una esquina de la cama si uno se lo pide, ¿no?)

Al "Bendita sea tu pureza" acá lo rematan con "Morir sin tu bendición". Para mí es un agregado (de hecho tengo una prueba en que vos no lo decís). Ahora entiendo, si entendí bien tu explicación, que este verso también estropea la métrica. Y ya tengo una razón más para defender el original (y qué culta razón, quedaré muy bien con ella).

gomez de lesaca dijo...

Eugenio d 'Ors cambiana la oración de "Ángel de la Guarda, dulce compañía por "Ángel de la Guarda, fuerte compañía". Esto aparece en su libro "Oraciones para un creyente en los ángeles".

Un saludo de su seguro lector.

Anónimo dijo...

Redundante también sería la de "con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo" jmn

Maria dijo...

No me hagas mucho caso porque no soy médico pero creo que tu niña no está en la placenta sino en la matriz o útero. La placenta no es continente sino contenido y es la encargada de la intendencia.
Por lo demás estoy contigo en lo de las oraciones y también con el semianónimo jmn.

E. G-Máiquez dijo...

Sí, María, pero la aliteración me cogió entre sus consonantes y... "Cuando se quiere ser ingenioso, resulta que se miente un poco", que dijo el Principito.

Por lo menos en Argentina mantienen la rima consonante. Es curioso que en todas partes quieran cerrar mejor la décima, con un ponporonponpón,cuando ese final desvaído como un suspiro: "no me dejes, Madre mía...", es dulcísimo.

Muy buena la corrección d'orsiana, pero sin dejar de ser dulce, que lo valiente no quita lo cortés.

Y bravo por jmn. Habrá que rezarlo así: "con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y todos los santos". La redundancia es horrorosa, pero la hipérbole, para cosas del corazón, viene que ni pintada. Y cuando se le enseñe al niño (o a la niña) la nueva versión se le puede dar una clase de teología trinitaria.

Espinelete dijo...

Vaya, quería haber hecho un comentario a esta entrada desde antes del mediodía, pero por la cuenta de los ángeles custodios del último párrafo -hablo de memoria- tengo ya seis -andamos, tocayo, al par de ecografías- y he de esperar que se acuesten todos. Son curiosos los recuerdos de cada uno. El "no me desampares" fue siempre em mi infancia en labios de mi madre y de mi abuela "no me dejes solo". Y sobre "El bendita sea tu pureza", qué curioso, me parece estar ahora mismo escuchando el "morir sin tu bendición" del comentarista Juan Igancio en lugar del que tú mencionas. El agregado me ofuscaba, casi tanto como el otro, que también estropeaba la décima. Quizás anduviera en mi subconsciente el reparo sutantivo además del métrico. Y también me incomoda el "celestial princesa", al que mi infancia buscaba una rima en realeza. Lo de firme en vez de dulce es cuestión de gustos, parece que renegamos de la dulzura, como yo soy diabético insulinodedendiente me encuentro muy ordulloso de ella. Si los ángeles eran y so dulces ¿por qué cuadrarlos y ponerlos firmes? Cordialmente

merl dijo...

en algeciras rematan el Bendita sea tu pureza con "morir sin confesión". Al menos, como tú dices, mantienen la rima consonante y es preciosa la petición ...pero me da un no sé qué la coletilla...
es curioso, verdad? cómo todas las regiones le han ido añadiendo cosas.

Adaldrida dijo...

En mi casa lo rezaban así como tú dices, "con la virgen María y con todos los santos" Y mi padre añadía: "Y en medio de la noche la cama hizo pofff."

E. G-Máiquez dijo...

Qué familia la tuya, Llir, no se me va la admiración, y eso que esta vez me han chafado la originalidad. ¡Yo que creía que había dado con una solución perfecta y teológica a la oración de jmn! Nihil novum sub sole, ay.

Y sí, MERL, la mar de curioso ese afán por terminar con una traca final. La tuya, como pista, tiene un sabor a Calderón de la Barca que apunta, quizá, al origen. Y, si se me permite, bastante gracia, porque esa obsesión por la confesión, salvando la devoción, apunta a que la oración no consiguió del todo su intención, ¿no?

Sobre el "Bendita sea tu pureza", Espinelete es una autoridad. Sobre los ángeles, echando la cuenta y saliéndole los seises, más aún. (Me quito el sombrero: enhorabuena.) Lo del final lo comparto. La rima en "princesa" tiene la gracia de que quizá fue un andaluz el que escribiese la décima y la autoridad de Borges, que rimaba de oído, como debe ser, aunque reconozco que en la estricta adolescencia también busqué sustituto, —mon semblable, —mon frère, —mon tocayo! Sobre la dulzura y la firmeza o fortaleza de los ángeles, no veo contradicción ninguna. D'Ors quiso virilizar la devoción y se le agradece de todo corazón, pero una vez conseguida su intención, podemos, de corazón, volver a la dulzura.

Simeón dijo...

Dicen que un día San Pedro fue a quejarse en el cielo a Jesús porque había un agujero por donde se le estaba colando mucha gente, y así no había manera de hacer el trabajo que le había encargado de controlar las puertas. Jesús le contestó: -¡Qué quieres que le haga, son las cosas de mi Madre!
(De una homilía de Eduardo M. C.)

No, no, la Virgen que no nos deje ni en la hora de nuestra muerte.

gomez de lesaca dijo...

Tiene usted razón pero si cuatro ángeles tienen encomendada la obligación de guardar y velar más cuadrará con ellos la fortaleza que la dulzura.

Pues otros ángeles habrá que, sin perjuicio de su entereza, hagan gala de dulzura.

Saludos.

Maria dijo...

Bueno me quedó pedante, lo siento.
Pero también puedes penasr que tu hija está con (en vez de en)su placentera placenta.
Y recuerdo mis oraciones cuando era un poco mayor que tu hija que decía "Santa María Madre de Dios juega con nosotros pecadores" (qué gozada si la Virgen se venía a jugar conmigo) y también "líbranos del mar" (esa con menos sentido porque nunca me dio miedo el mar)
Y por fin una que siempre me ha preocupado porque me da que pensar qué habría en mi subsconciente: "Virgencita de todos los niños que estas en el cielo robando por mí..." Como no fuese una entrada de las que comenta Simeón...