martes, 26 de noviembre de 2013

Alejandrinos


Un deseo vehemente de hacer alejandrinos
apenas por su música, sus acentos, su forma... 
Aunque luego sospecho que hay un ansia escondida 
por alargarlo todo, por alargarlo todo.


5 comentarios:

Jesus Cotta Lobato dijo...

La Oda al Santísimo Sacramento de García Lorca está en unos alejandrinos alargados y maravillosos que son los que le cuadran, en boca de Lorca, al Sacramento. Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

Junto al ansia de alargarlo todo, la de descansar. Es como la señora que tiene que subir dos pisos y coloca una silla, a modo de cesura, en la mesetilla del primero.
Jilguero.

Adaldrida dijo...

Genial el último verso.

Ignacio Trujillo dijo...

por alargarlo todo,por alargarlo todo
y quedo pensativo, mirando, ensimismado
hasta que me despiertan unos deseos vehementes
por alargarlo todo, haciendo alejandrinos

Jesús Beades dijo...

Genial el comentario de Jilguero.

Y el primer hemistiquio, con la vehemencia y el deseo, suma ocho sílabas ¿no?

El alejandrino es muy resultón.

El alejan