viernes, 29 de noviembre de 2013

Eureka


Por fin me he comprendido. Ya era hora. No es que no me guste viajar, es que quedarme en casa me gusta todavía más. 

¡Pero viajar me encanta!



5 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

[Añadido en letra pequeña: lo mismo me sucede, por cierto, con mi mujer y las demás, que la mía me encanta.]

Anónimo dijo...

No sé si conoces la antología poética de Unamuno que publicó Andrés Trapiello en Akal, en 1987. En el prólogo, largo y sustancioso, se lee (pág. 6): "¡Qué hombre de mundo! [...] En casa ya, De vuelta a casa, De nuevo en casa. Así les puso a algunos de los epígrafes del Rosario de sonetos líricos. El mejor viajero, parece pensar, no es el que anda más, sino el que vuelve antes. Unamuno no tenía en el pensamiento otra voluntad que ese volver. A Unamuno todos los caminos le llevaban a un lugar del corazón, al abrigo de la muerte".

Juan Mazoy dijo...

Yo diría que no sólo el que vuelve antes, sino el que vuelve más veces.

Anónimo dijo...

El caracol viaja sin salir de casa.
Jilguero.

Anónimo dijo...

...el que vuelve siempre...
BB