sábado, 15 de marzo de 2014

Luna llena


Se compadece 
o exulta con nosotros.  
Su luz refleja. 



4 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

Salgo de charlar con una amiga que lo está pasando fatal y allí está la luna llena, compasiva, derramando compasión. ¿Qué raro?, digo, recordando que es la misma luna estremecida de los veranos de mi adolescencia o de no hace, ni mucho menos tanto. Escribo este haiku explicativo. ¿Necesita o no de mi explicación o se explica —como debería— solo?

Anónimo dijo...

La compasión de la luna ayer hizo pleno en mi tristeza.Usted, hoy, hace pleno conmigo; no necesita explicarlo.La luna se explica desde mi balcón, por sí misma. Ella es así.
Soy la que quiso ser poeta...de Sevilla.

Anónimo dijo...

El comentario es interpretación auténtica. Pero acaso haya otras. Recordemos que, como el baciyelmo, “eso que a ti te parece bacía de barbero, me parece a mí el yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa”.
Jilguero

Ununcuadio Dolores dijo...

La luna llena del sábado brillaba. Será el sol que se refleja, pero así a primera vista parece que la luz viene de ella (entiendo a los antiguos) y es preciosa