martes, 14 de octubre de 2014

Lástima


Qué lástima descreer del psicoanálisis ni tener tiempo, porque rastrear los motivos de la obsesión de Martín López-Vega con Miguel d'Ors tendría su curiosidad. Los de su obsesión con el peinado, en cambio, no hay que investigarlos.