jueves, 30 de octubre de 2014

Termómetro


Pongo la mano en el teclado del ordenador para escribir aquí y es como si me la pusiese en la frente para tomarme la temperatura. 

Salen últimamente unas décimas de fiebre: estas ganas de quejarme, que no me noto luego en el discurrir del día. Por supuesto, no os voy a dar la lata, encima que venís a visitarme, sólo faltaba. 


1 comentario:

Gonzalo García Yangüela ن dijo...

Quéjate, que habrá motivo. Descuida que seguiremos viniendo de visita.