viernes, 25 de mayo de 2007

Eros y más

A pesar de todos los elogios que le tributan, Juan Antonio González-Iglesias es un poeta estupendo. Si no fuese por lo que ya sabemos, se le consideraría incluso un epígono, de ésos a los que yo me apresto a defender -más contento que unas pascuas- cuando hay talento, como es el caso.

Siendo el caso que ya han reseñado Eros es más en todas partes, no me queda otra que intentar resolver al menos un acertijo que el poeta propone desde el prólogo, donde declara, además, algo tan sorprendente y necesario como esto: "Un poeta es alguien que dice verdades elementales".

A lo que iba. En ese mismo prólogo, González-Iglesias confiesa: "Uno de los aspectos que ahora me resultan más llamativos es que alguno de los temas que más me han preocupado en los últimos años ocupa en este libro un solo verso. De once sílabas".

Mi apuesta personal es que ese misterioso endecasílabo único es:

la situación incierta de mi patria
[Que nadie me reproche haber dado la incierta solución, el libro es muchísimo más (como Eros). Y encima cabe la posibilidad de que yo esté equivocado, aunque no creo.]

10 comentarios:

julio dijo...

Un gran libro "Eros es más". Y Juan Antonio, un poeta estupendo y una estupenda persona.

batiscafo dijo...

Gracias por darlo a conocer. No tenía el gusto. Lo de las verdades elementales me ha encantado.

Mr. Froy dijo...

cuando leí el libro, también yo pensé que el "misterioso" endecasílabo era ése. así que probablemente estemos equivocados :)

Rocío Arana dijo...

Pero cómo te gustan las adivinanzas, Enrique. (Y a mí cómo as cuentas, claro...)

ARP dijo...

Yo no me conformo con estas indicaciones vagas, ni siquiera con el poema que me dejaste de regalo ¡muy bueno!
Yo querría un comentario detallado sobre el libro, entrando a fondo, porque supongo que dará para comentar mucho, en todos los sentidos.
El hecho es que en la crítica de poesía uno no sabe de quién fiarse. Si os gusta el libro a ti y a Julio a mí me vale; seguro que es muy bueno, pero me gustaría saber más en detalle por qué.

Antonia dijo...

En el caso de González Iglesias digamos que "eros" es totalmente homosexual. No se puede entender su poesía sin el elemento -constante- homoerótico.

E. G-Máiquez dijo...

Fruela, a falta de sidra, brindo con Jerez por esta coincidencia, con el deseo de que haya muchas más...

E. G-Máiquez dijo...

Sin ninguna duda, Antonia. Eso es "lo que ya sabemos" que yo decía en la entrada y por lo que me malicio que no lo consideran un poeta experiencioepigonal.

Y ARP, como siempre, quieres sacar de mí mi mejor yo, que se agradece. Pero no puedo escribir aquí artículos críticos, por una razón de tiempo y por otra de marketing. Todo lo cual explico en la entrada de hoy. Por suerte, tú tienes talento de sobra para leer bien el libro, admirar sus aciertos y perdonar sus pocos puntos débiles.

A propósito, ARP, González-Iglesias es colega tuyo de Griego en Salamanca... ¿lo conoces?

ARP dijo...

Es profesor de latín: no llegan a la altura de los de griego, pero bueno.
En serio, parece que es muy buen traductor: todo el mundo ha alabado su traducción reciente de Catulo, pero yo no estoy muy al tanto.
El hecho es que 40, ese poema que pusiste en mi blog, me gusta mucho.

María Luz dijo...

La palabra "homosexual" viene del ámbito de la medicina y, en concreto, del de las psicopatías sexuales. Me consta que a nuestro poeta le disgusta. Para mí, es el mejor de los que escriben hoy en España.