viernes, 16 de abril de 2010

A dos voces

—¿Un proyecto de futuro?
Convertir mi vanidad
en orgullo.

—¿Y la humildad?
—Demasiado para mí.
—Di que sí.

9 comentarios:

Espinelete dijo...

Mas que vanidad u orgullo
sean prudentes y medidas

Enrique, ando algo intrigado porque el día de tu entrada "Chestertónico" dejé una décima

Ante asunto viene a pelo
con oficio sibilino
declarar cómo el tocino
compatible es con el Cielo...

que no salíó publicada. ¿Fue problema informático mío? Quiiero creer que sí. In saludo

E. G-Máiquez dijo...

Ah, Espinelete, eres la tercera persona que me dice que se perdió un comentario ese día. Con lo bien que me saben a mí los comentarios... Y ya con tus décimas, ay, se me hace la boca agua. Debe ser que la Red decidió tomarse en serio lo de mi régimen y para que no me pusiera gordo...

Gracias.

Juan Ignacio dijo...

(Si sirve de ayuda, a veces van a spam. He rescatado más de un comentario del buzón de spam.)

Artemi dijo...

Un amigo me desarrolló toda una teoría sobre el ego del artista. Quién sabe, quizás tuviera razón. Un saludo.

Manupé dijo...

La cuarta, la cuarta. Se han perdido al menos dos comentarios en el último mes.
Me negaba a pensar que fuera censura, aunque por otra parte, mosqueado como estaba, decidí hacer huelga de comentarios caidos.

Que alivio.

E. G-Máiquez dijo...

Oh, Manupé, lo siento. He ido al spam y allí no queda rastro. Aprovecho la ocasión para dejar constancia de que no te censuraría nunca (y casi nada a casi nadie).

marinero dijo...

Quiero dar fe de que hasta la fecha, y a pesar de las claras discrepancias que entre EGM y yo se producen con alguna frecuencia, JAMÁS se ha censurado un comentario mío. A EGM y su elegancia con el disidente lo que es de EGM, y a Internet y sus demonios lo que corresponde a éstos. Digo.

José María JURADO dijo...

Y casi, casi a d'Ors voces.
Un saludo.

ecazes dijo...

Precioso
Preciosas

Gracias