domingo, 2 de octubre de 2011

Definición

De entre las infinitas definiciones de amor, siempre me pareció insuperable la de Escrivá de Balaguer: "Excederse gustosamente en el deber y en el sacrificio". Pero la gracia está en que el exceso, el deber, el sacrificio y, sobre todo, el gusto vayan a una. En cambio, tengo la sospecha de que yo voy paso a paso: el exceso durante el noviazgo, el gusto estos once años, del deber ahora mismo y el sacrificio asomándose por la esquina del futuro... Y así no era. 

5 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

Jajaja.

Anónimo dijo...

Enrique se las ve con Trapiello:

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/%E2%80%9Cadentrarse-nuestra-historia-literaria-sido-hacerlo-un-campo-minas%E2%80%9D-20111001

Javier Vicens y Hualde dijo...

Oiga, oiga, no tiene nada que ver con su post -o como se diga- que es muy bonito. Pero andaba yo leyendo las poesías de usted y haciendo macarrones y me he distraído un tantico y le puesto un chorrito de leche, en vez de aceite, al cazo con agua hirviendo. Y, oiga, han salido muy buenos los macarrones. Y yo he sacadao la conclusión de que la poesía es útil para todo. Sin uno quererlo sale de la rutina cuando lee poesía y hace las cosas de otro modo, uno, sin querer.

E. G-Máiquez dijo...

Pues claro que tiene que ver con mi post o como se diga y yo se lo agradezco muchísimo. El gustosamente reaparecé cuando menos se lo espera, a Dios gracias. Y a usted gracias por leerme, y por darme una pista de cómo cocinar los macarrones.

Corina Dávalos dijo...

Ya sabes, el papel lo aguanta todo...