jueves, 13 de octubre de 2011

No es lo mismo

Hoy también he dormido fatal, pero solo, por mi culpa o la de mi tos. Y ha sido muchísimo más triste. 

2 comentarios:

Suso Ares Fondevila dijo...

Al menos cuentas con noches no dormidas alegres. No así los que no tenemos hijos, que, cuando dormimos poco y mal, siempre es tristemente.

E. G-Máiquez dijo...

Así es, Suso. Lo más triste es que sólo nos demos cuentas desde las malas solas... ¡A ver si para la próxima me acuerdo!