domingo, 25 de mayo de 2014

Suplente


Me he librado por los pelos de echar el día en la mesa electoral. Mi amigo JRdA allí se ha quedado, aunque él era segundo suplente y yo primero. Mi vocal ha cumplido puntual (valga la paradójica consonante en un vocal) y a él le han dejado tirado, su vocal y su primer suplente. Pretendía, reviviendo el juicio de Salomón, que se echase a suertes entre los suplentes quien se quedaba. Por suerte estaba claro que el puesto de suplente viene personalizado. Espero que JRdA siga siendo amigo mío. 

La cosa me ha servido para madrugar, para saludar a unos y a otros, para sacar las papeletas de Impulso Social de debajo de unas extremeñas, y poco más. 

Lo curioso es que un chico ha llegado tempranísimo, con un enorme interés por votar el primero. Quizá va a votar a un minoritario, y quiere, al menos por un momento, ser el ganador de las elecciones. Le he visto el aura romántica.