martes, 3 de junio de 2014

Disyuntiva


Quien explica que hay que elegir irremediablemente entre estas opciones: ser tonto o ser cabrón, ya optó. Por ambas. 


6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Pero no dijo nuestro amado Jesús, don Enrique, "no juzgues y no serás juzgado"?

Enrique García-Máiquez dijo...

Y ¿quién le dice a usted que no fui yo el que dije o el que pensé eso?

Sergio Fernández Salvador dijo...

¿Pero quién se lo explica a los cabrones?

Anónimo dijo...

Tiene uno la impresión (y pido perdón si me equivoco) de que EGM interpreta mal lo que el Anónimo le dice. Yo creo que sus palabras no buscan sino corroborar las del propio EGM, y se refieren al juicio que le parece implicar, sobre la condición humana, la alternativa a que él alude. Y EGM las interpreta, diría yo, como si el Anónimo, al hablar de juicio, se refiriese en cambio al que le parece hacer el propio EGM en su réplica. Pienso, ya digo, que se equivoca, y que la intención de mi tocayo, sea él quien sea, no es la que cree.

Enrique García-Máiquez dijo...

No es extraño que me equivoque. No es extraño nunca, pero menos aquí, con tan mala conciencia.

bacon dijo...

Me encanta la frase, me la apunto