miércoles, 11 de marzo de 2015

Justicia poética


A veces lo más importante del artículo diario es lo que se queda detrás o dentro... de la papelera. Aprendo más con lo que rechazo que de lo que publico. Tenía planeado publicar hoy una columna titulada "Justicia poética", cuyo argumento principal sería que son los políticos, que nos han abrumado con leyes, decretos y reglamentos, los que ahora están cayendo como moscas en las redes de tanta maraña legal. En el último momento, sin embargo, he pensado que no son tan inocentes y que, inflación legislativa aparte, está bien que tengan que responder ante la justicia ordinaria, aparte de la poética. 

La pena es la broma prevista —con publicidad incluida— que se pierde. Era decir que no quería defraudar ninguna expectativa, ni siquiera infundada, y que si alguien había empezado a leer mi artículo por la palabra "poética" de su título, yo quería darle lo suyo también, aunque fuese haciendo un aparte. Y es que hoy, en Jerez, —pensaba anunciar— se presenta Cuaderno de Kurtná Hora, de Antonio Moreno, libro donde viene, entre otros, este hondo (y alto) poema:


LA RAÍZ 

Ahonda la raíz 
su curso por la tierra; 
avanza abajo 
y en realidad 
se eleva al sol y al cielo. 

Alza un hombre sus ojos 
a donde van las nubes y unos pájaros; 
mira a la altura, 
y en realidad se siente más reunido, 
llevado adentro. 

1 comentario:

Angel Ruiz dijo...

Eh, de qué me suena Kutna Hora. Ah, de esto: http://compostela.blogspot.com.es/2009/08/kutna-hora-y-la-religion-en-la-r-checa.html