viernes, 20 de marzo de 2015

No es esto, no es esto


Anoche corrí al blogg a añadir una nueva coda a la entrada de ayer. Al acostarse, para concluir un día del padre que, a pesar de todos mis prejuicios, había sido extraordinario, Carmen nos sorprendió rezando, precisamente ayer, el padrenuestro por vez primera. Final mejor no lo había. 

No lo había para el día, sin embargo, para mi entrada de ayer, con el rompimiento de gloria del cuadro, tenía ya final de sobra. Lo del padrenuestro resultaba cargaba la mano por el lado religioso, que ya estaba representado. 

Por la noche, me atormentaba una voz: "No es esto, no es esto", y me dolía pensar en los que visitasen Rayos y truenos de madrugada y se encontrasen así de tristemente chafada, por sobreactuación, una buena entrada, con lo raras que son. 

Lo suyo hubiese sido guardar la anécdota en la memoria privada, pero la mía es tan mala... El blogg hace las veces, como puede. Me he traído el padrenuestro aquí, y dejo la entrada de ayer como debió de quedarse y, de paso, me doy una lección metapoética, que falta me hace. La exhaustividad nos deja exhaustos. 


1 comentario:

Isa dijo...

No es esto... o sí, ja, ja.

Tres asteriscos separan el fin de una gran entrada de la guinda del día. ¿Nos ibas a privar del entusiasmo pictórico de Carmen?. Las nubes sonrientes tendría que hacerlas yo lema de vida.

Que en el día del padre san José celebres que tu padre te lleva al Padre y aprendas el padrenuestro ¿qué quieres que te diga? eso es teología

Que tu padre te lleve al parque, al campo o a la playa se da por supuesto... o no.