martes, 21 de abril de 2015

Otra autobiográfica


Carmen, hija de su padre, también ha roto en autobiográfica sin remedio. Estábamos regando cuando he llamado por teléfono. He dejado a Quique a cargo de la manguera. Cuando me he dado cuenta, estaba persiguiendo con el chorro a Carmen, que corría a refugiarse en la casa. Ha resbalado con el agua que ya había caído en la entrada. 

Pero apenas ha tenido tiempo para llorar. Carmen se ha ido, resuelta, a dibujar. Esto: