martes, 10 de mayo de 2016

Beethoven para sordos



Beethoven explicado para sordos (Diputación de Córdoba, 2015) de Daniel Cotta (Málaga, 1977) es un libro estupendo, que además te levanta el alma como un himno a la alegría. Aquí los fragmentos escogidos por el barbero del rey de Suecia. Alguno casi es el poema entero, pero no he podido evitarlo:


[Murciélagos] jugar a gorriones trasnochados. 
* 
¿Quién dirá “céfiro” si yo enmudezco? 
* 
[las hojas del otoño] 
… y hay dos razones 
por las que pueden compararse a un alma: 
por ser de oro y por haber caído.  
*  
Te pasa como a mayo con sus lirios: 
que no te das ni cuenta.  
* 
Hay hombres que la ven desde los áticos 
y le agradecen, sin saber ser hombres, 
su enhiesta pertinencia en ser encina.  
* 
REDADA 

 A mí me condenaron por faccioso. 
Acaudillé una rebelión de pétalos 
que en pleno atardecer voló tres bancos. 
Llevaban tras la pista varios meses, 
hozando en nuestras citas clandestinas, 
en las que convoqué a las amapolas, 
a las causas perdidas, a los árboles muertos, 
al sueño, al horizonte 
que nunca ha de alcanzarse, y a los niños 
que vuelan desde el vientre de sus madres. 
Tramábamos conquistas imposibles, 
queríamos fundar alcázares de piedra 
en los escombros de diez mil despachos. 
Nos delató el latir de nuestros pechos 
y un perfume arraigado en nuestra carne. 
Entre nuestros proyectos incumplidos, 
estaban los de hundir los rascacielos
y sepultar el mundo entre sus heces.

*
EN UN LUGAR DEL TIEMPO

[…] 
está el parchís aquel de seis casillas 
que vio las discusiones más ardientes 
que ha habido en mi familia. 
 * 

VIVIR NO ES UN FLUIR 

 Vivir no es un fluir hacia la mar, 
es remontar un río hasta la cumbre. 
Es pelear contra el querer del agua, 
nadar contra el empuje de las horas, 
inspirar, espirar. Tener agallas. 
[…] 
y una vez coronado el nacimiento, 
vacío de latido, desnudo de envolturas, 
dejarse ya arrastrar. Eso es morir. 




2 comentarios:

Daniel Cotta dijo...

Muchas gracias por la antología, Enrique (y también por rejuvenecerme tres años, je je). Me halaga que hayas sido amanuense (digital) de mis versos.

José María Vázquez Hidalgo dijo...

Preciosos versos.