martes, 3 de mayo de 2016

Coplas de (Francisco Díaz Velázquez) nadie


Coplas de nadie (Francisco Díaz Velázquez) es un librito delicioso que, de pronto, esconde coplas que nos han matao. Qué apropiado, pues, que esté publicado por Libros de la herida. Véase:


Tenía las ideas muy claras. 
¡Lástima que tanta luz 
no le dejara ver nada!

*
 ¡Qué trabajoso es hablar 
contigo que siempre tienes 
la escopetita cargá!

*
 Se encerró en su casa. 
Dicen que ese fue 
el viaje más largo 
que hizo Gulliver.

*
 A compás de bulerías 
hasta la pena más grande 
se convierte en alegría.

*
 “¡Qué corta es la vida!” 
Dicen que eso fue 
lo último que oyeron salir de los labios 
de Matusalén.

*
 Demasiada prudencia: 
siempre piensas lo que dices, 
nunca dices lo que piensas.

*
 Canta un pajarito 
dentro del nido 
y se despierta el gato 
que está dormido. 
¡Ay, Señor mío, 
que ya no puede uno 
decir ni pío!

*
 La cebolla se forma 
de muchas capas; 
cuando le quitas todas 
no queda nada. 
Como nosotros: 
bajo tantos disfraces 
no hay ningún rostro.