domingo, 8 de enero de 2017

Jaqueca


Levantarse con un punzante dolor de cabeza y recordar que anoche no bebí (casi) nada: el alivio, al menos, de la inocencia y la irresponsabilidad.

*

El dolor más intelectual que existe: el alivio del postureo.

*

El ibuprofeno, en homenaje a mi familia de boticarios: el alivio de la sangre.

*

Conseguir escribir, no obstante: contra el dolor de cabeza, la cabezonería. 

*

Aunque el dolor de cabeza, es cabezón, se agarra, también tiene su cabezonería. Y me alegro por gusto a la lógica de las aliteraciones. El alivio del lenguaje.

***

Cuando la jaqueca se rinde, es como una marea baja. Deja más realidad a la vista y más paz.