miércoles, 25 de enero de 2017

Pollo sin cabeza


Para no olvidarme de hacer algo urgente, me doy la vuelta al reloj en mi muñeca. Giran, pues, sus manecillas, y gira su esfera en mi brazo, movimientos de rotación y de traslación de mi pequeño planeta. A veces miro el reloj y como mi muñeca tiene sólo dos posiciones no sé cuántas vueltas ha dado ya, pollo sin cabeza.