domingo, 1 de enero de 2017

Primer fracaso del año


Querría haber empezado el 17 con 12 campanadas, como otros años, y aprovechando que tengo que escribir un texto sobre Gómez Dávila, pensé dar doce escolios como doce repiquez. Pero no había manera de acabar de leerle ni de escoger sólo una docena. Me ha pasado como a esas televisiones que se lían con los cuartos, con los brindis, con los anuncios y con las conexiones con los de Canarias, y lo dan todo mal. Con 19 horas de retraso, me he quedado con estas campanadas:

Todo fin diferente de Dios nos deshonra. 
* 
La más ominosa de las perversiones modernas es la vergüenza de parecer ingenuos si no coqueteamos con el mal. 
*  
La verdad es la dicha de la inteligencia.
* 
Debemos desconfiar de nuestro gusto, pero creer sólo en él. 
* 
Mientras lo que escribimos no le parezca obsoleto al moderno, inmaduro al adulto, trivial al hombre serio, tenemos que volver a empezar. 
* 
Escuchar al prójimo es una de las más penosas obras de misericordia. 
* 
El mal no triunfa donde el bien no se ha vuelto soso. 
* 
La soledad que hiela no es la carente de vecinos, sino la desertada por Dios. 
* 
Aun cuando la desigualdad no fuera imborrable, deberíamos preferirla a la igualdad por amor a la policromía.
* 
Verdadero aristócrata es el que tiene vida interior.
* 
La perfección es el punto donde coinciden lo que podemos hacer y lo que queremos hacer con lo que debemos hacer.
* 
Pocos reparan en la única diversión que no hastía: tratar de ser año tras año un poco menos ignorante, un poco menos bruto, un poco menos vil. 

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Colacho siempre ayuda.

Juan Mazoy dijo...

¡Qué maravilla! No se acaba nunca...

Pablo75 dijo...

El caso de Gómez Dávila es muy curioso. En las 1.400 páginas de sus "Escolios a un texto implícito" hay muchos aforismos sorprendentemente medicores, mezclados a otros extraordinarios. Parece como si su autor no hubiera querido seleccionar los mejores, con los que hubiera podido hacer el mejor libro de aforismos en español del siglo XX.

Una pequeña selección de escolios escogidos en una selección que yo he hecho para mí:

-Madurar no consiste en renunciar a nuestros anhelos, sino en admitir que el mundo no está obligado a colmarlos.

-La relatividad del gusto es disculpa que adoptan las épocas que lo tienen malo.

-La inteligencia no aspira a liberarse, sino a someterse. La verdad es el resplandor de la necesidad.

-Dios es la sustancia de lo que amamos.

-Hay un analfabetismo del alma que ningún diploma cura.

-La mentalidad moderna es hija del orgullo humano inflado por la propaganda comercial.

-Pensar suele reducirse a inventar razones para dudar de lo evidente.

-La vida es un combate cotidiano contra la estupidez propia.

-En un siglo donde los medios de publicidad divulgan infinitas tonterías, el hombre culto no se define por lo que sabe sino por lo que
ignora.

-Las almas que el cristianismo no poda nunca maduran.

-La mayoría de la gente, aún depreciándose, se sobreestima.

-La función de la Iglesia no es la de adaptar el cristianismo al mundo, ni siquiera de adaptar el mundo al cristianismo, su función es la de mantener un contramundo en el mundo.

-La fe no es una convicción que poseemos, sino una convicción que nos posee.

-El mundo de la técnica no se contrapone al mundo del espíritu, sino al mundo de la gracia.

-El reaccionario no es un pensador excéntrico, sino un pensador insobornable.

Enrique García-Máiquez dijo...

Es una selección excelente, Pablo. Lo que no tengo tan claro es que tenga muchos aforismos innecesarios. Mi experiencia es que esos que lo parecen, a una segunda lectura, descubren ángulos inesperados, o que funcionan para sostener la arquitectura del texto implícito. Mil gracias por compartir tu selección aquí, demostrando lo difícil que es escogerle 12.

Pablo75 dijo...

Yo a Gómez Dávila lo conocí en 1996, cuando un amigo, sabiendo de mi afición al género aforístico, me regaló su primer libro traducido
al francés, titulado "Les Horreurs de la démocratie". Ya entonces, leyéndolo, me sorprendió la mezcla de aforismos excelentes y
aforismos sorprendentemente mediocres. Los había muy agudos, pero también algunos eran sencillamente estúpidos (algo que no se ve en los grandes aforistas, como por ejemplo Cioran, que parece, por cierto, haber influenciado mucho a Gómez Dávila).

Algunos ejemplos de aforismos tontos (que me recuerdan la célebre frase de Talleyrand: "Tout ce qui est excessif est insignifiant"):

- La democracia tiene el terror por medio y el totalitarismo por fin.

- El diálogo sincero acaba en pelotera.

- La Iglesia, desde que el clero se aplebeyó, impreca a todos los vencidos y ovaciona a todos los vencedores.

- Llamamos era liberal los cuatro siglos que duró la liquidación de las libertades medievales.

- Todo el mundo hoy es de izquierda. ¡Qué alivio!

- La castidad, pasada la juventud, más que de la ética, hace parte del buen gusto.

- El absolutismo es el principio vital de la democracia.

- Defintivamente, la liturgia sólo puede hablar latín. En lengua vulgar es vulgar.

- Hoy, la legitimidad de un régimen depende del número de cadáveres que acumula.

- Los privilegios son éticamente irrevocables

- La cortesía es obstáculo al progreso.

Josefina dijo...

¡Pero qué buenos todos los aforismos! Uno no se cansa de leerlos y meditarlos. Todos. A cual mejor.
GRacias.
Saludos y que avance el 17... como sea. No, perdón: como Dios quiera.

Angel Ruiz dijo...

Pues a mí me gustan todos los que «Pablo75» considera estúpidos.
El que a uno no le gusten (o no cuadren con lo que uno «piensa») no los convierte ni en estúpidos ni en tontos (y según esa «regla», la mitad de los de Cioran le deberían de parecer muy estúpidos).

Pablo75 dijo...

@ Angel Ruiz

Se pueden decir muchas cosas de la democracia y contra la democracia, pero decir que su principio vital es el absolutismo y que tiene el
terror por medio y el totalitarismo por fin, es sencillamente una majadería monumental indigna de un intelectual. Porque decir eso, es estar diciendo que la democracia es lo mismo que el estalinismo o el nazismo. Una vez más, como decía Talleyrand, todo lo que es excesivo es
insignificante.

Decir que "el diálogo sincero acaba en pelotera" es estar negando que pueda haber diálogos amistosos, fraternos, amorosos, espirituales. O sea, otra estupidez enorme.

Decir que "la Iglesia, desde que el clero se aplebeyó, impreca a todos los vencidos y ovaciona a todos los vencedores" es otra imbecilidad
colosal y un insulto a toda la gente que en la Iglesia se ocupa desde hace décadas de "los vencidos", los pobres, los derrotados por la vida, los indefensos. Y decir que "la liturgia sólo puede hablar latín" y que "en lengua vulgar es vulgar", es otra idiotez que se comenta sola.

Hablar de "libertades medievales" abolidas por los siglos siguientes es una muestra de una incultura histórica y literaria que da vergüenza
ajena. O una prueba de provocación pueril.

Pensar que "la castidad, pasada la juventud, más que de la ética, hace parte del buen gusto" es una reflexión estúpida digna de un solterón
impotente que confunde el buen gusto en general con su frigidez particular.

Etc, etc, etc.

Si a ti te gustan las reflexiones estúpidas o considerar inteligentes las reflexiones tontamente provocadoras, allá tú. En cuestiones de
gustos yo no entro. Y te devuelvo tu frase vuelta del revés: El que a uno le gusten (o cuadren con lo que uno «piensa») no los convierten
ni en inteligentes ni en lúcidos.

En cuanto a Cioran, autor que Gómez Dávila conocía muy bien, si tú lo has leído en español mejor que no hables de él, porque es como si no lo hubieras leído.

Para acabar, repito que de las 1.400 páginas de los "Escolios" completos de Gómez Dávila se puede hacer una antología de aforismos extraordinaria, única en español en el siglo XX, desechando sus muchos aforismos tontamente paradójicos o provocadoramente reaccionarios. Yo cuando tengo ganas de leer aforismos brillantemente paradójicos leo a Chamfort, Lichtenberg, Baudelaire, Oscar Wilde, Karl Kraus o Stanisław Jerzy Lec, entre otros. Y cuando quiero leer textos inteligentemente reaccionarios leo a Joseph de Maistre, Chateaubriand, Donoso Cortés, Bloy, Barrès, Léon Daudet, Céline, Bernanos o Cioran - pensadores todos ellos mucho más importantes y sutiles que Gómez Dávila.

Enrique García-Máiquez dijo...

Me pasa como a Ángel, con el agravante de que el escolio de la pelotera estuvo a un tris de entrar en mi top-12. Yo creo que NGD previó la reacción de Pablo75 y por eso escribió: “El lector se cree ante un error. Y está ante una emboscada”. Lo digo por experiencia propia. Creo que es uno de los encantos de leer a GD, descubrir que el equivocado de primeras era uno.

El aforismo de Talleyrand es extraordinario; mil gracias.

Pablo75 dijo...

@ Enrique García-Máiquez

¿Y mi respuesta a ángel Ruiz la censuras?

Te la vuelvo a mandar por si se ha perdido en los laberintos de internet:

@ Angel Ruiz

Se pueden decir muchas cosas de la democracia y contra la democracia, pero decir que su principio vital es el absolutismo y que tiene el
terror por medio y el totalitarismo por fin, es sencillamente una majadería monumental indigna de un intelectual. Porque decir eso, es estar diciendo que la democracia es lo mismo que el estalinismo o el nazismo. Una vez más, como decía Talleyrand, todo lo que es excesivo es
insignificante.

Decir que "el diálogo sincero acaba en pelotera" es estar negando que pueda haber diálogos amistosos, fraternos, amorosos, espirituales. O sea, otra estupidez enorme.

Decir que "la Iglesia, desde que el clero se aplebeyó, impreca a todos los vencidos y ovaciona a todos los vencedores" es otra imbecilidad
colosal y un insulto a toda la gente que en la Iglesia se ocupa desde hace décadas de "los vencidos", los pobres, los derrotados por la vida, los indefensos. Y decir que "la liturgia sólo puede hablar latín" y que "en lengua vulgar es vulgar", es otra idiotez que se comenta sola.

Hablar de "libertades medievales" abolidas por los siglos siguientes es una muestra de una incultura histórica y literaria que da vergüenza
ajena. O una prueba de provocación pueril.

Pensar que "la castidad, pasada la juventud, más que de la ética, hace parte del buen gusto" es una reflexión estúpida digna de un solterón
impotente que confunde el buen gusto en general con su frigidez particular.

Etc, etc, etc.

Si a ti te gustan las reflexiones estúpidas o considerar inteligentes las reflexiones tontamente provocadoras, allá tú. En cuestiones de
gustos yo no entro. Y te devuelvo tu frase vuelta del revés: El que a uno le gusten (o cuadren con lo que uno «piensa») no los convierten
ni en inteligentes ni en lúcidos.

En cuanto a Cioran, autor que Gómez Dávila conocía muy bien, si tú lo has leído en español mejor que no hables de él, porque es como si no lo hubieras leído.

Para acabar, repito que de las 1.400 páginas de los "Escolios" completos de Gómez Dávila se puede hacer una antología de aforismos extraordinaria, única en español en el siglo XX, desechando sus muchos aforismos tontamente paradójicos o provocadoramente reaccionarios. Yo cuando tengo ganas de leer aforismos brillantemente paradójicos leo a Chamfort, Lichtenberg, Baudelaire, Oscar Wilde, Karl Kraus o Stanislaw Jerzy Lec, entre otros. Y cuando quiero leer textos inteligentemente reaccionarios leo a Joseph de Maistre, Chateaubriand, Donoso Cortés, Bloy, Barrès, Léon Daudet, Céline, Bernanos o Cioran - pensadores todos ellos mucho más importantes y sutiles que Gómez Dávila.

Enrique García-Máiquez dijo...

Soy muy partidario de la censura, pero en un plano teórico. En el práctico, casi nunca, pero a veces tardo un poco en leer los comentarios. Nos aproximamos, por cierto, a la pelotera que decía NGD, quod erat demostrandum

Angel Ruiz dijo...

Entonces, ¿leo a Cioran en francés o en rumano? Qué tanto por ciento de "esencia" se pierde en una traducción al español?

Pablo75 dijo...

@ Enrique García-Máiquez

NGD hablaba de "diálogo sincero". ¿Los diálogos en internet son sinceros? Para mí que a Don Colacho se le olvidó en ese aforismo la palabra "político" ("El diálogo político sincero acaba en pelotera").

Por cierto, los aforismos mediocres que yo he citado están escogidos al azar (lo cual significa que los tiene peores). Y lo que no entiendo es que se pueda defender a un autor hasta el punto de negar que haya podido decir tonterías, cuando todos los grandes las han dicho. Y que yo sepa NGD no es ningún genio, ni de la política, ni de la literatura, ni de la filosofía, ni de la teología, ni de la historia ni de la psicología, ni de la sociología. Es un pensador interesante y a veces muy agudo que ha escrito varias centenas de aforismos extraordinarios. Si en las 1.400 páginas de sus "Escolios" completos no hubiera más que "genialidades", estaríamos ante el escritor más importante de la historia de la literatura mundial. Pero eso, no creo que haya mucha gente que lo defienda, por muy fanática que sea de NGD.

Otro día hablaremos de sus inspiraciones e incluso de sus posibles plagios. En mi ejemplar de los "Escolios" yo tengo apuntados al margen nombres de autores a los que varios de sus aforismos me han recordado. El día que tenga ganas y tiempo buscaré los textos originales. Ando detrás de las obras completas de Joseph de Maistre en versión digital (sólo tengo el vol.8), que es sin duda uno de los autores que más ha leído NGD. El día que las obtenga será más fácil la búsqueda.

Pablo75 dijo...

@ Ángel Ruiz

A Cioran hay que leerlo en francés, porque incluso sus obras rumanas traducidas al francés fueron minuciosamente supervisadas (y corregidas) por él (por no decir reescritas).

En cuanto al tanto por ciento, depende de los libros y los traductores.

Por cierto, el segundo autor, tras Maistre, al que más recuerda NGD, es Cioran.

Josefina dijo...

Pablo75, coincido con sus comentarios, en general. Pero esta vez estoy de acuerdo con Angel Ruiz.
Y puedo decirle que habiendo "sufrido" la vida en democracia, o lo que hoy llaman democracia, le aseguro que no es ninguna majadería ni monumental, ni intelectual lo que afirma Gómez Dávila.
Pero en fin, como dije en otro blog, los comentarios no me parece sean para "pelear" con otro comentarista, así que Feliz Día de Reyes.

P.D: Desde ya que esto no es pelea, jaja; es intercambio, y muy entretenido.

Pablo75 dijo...

@ Josefina

"Y puedo decirle que habiendo "sufrido" la vida en democracia, o lo que hoy llaman democracia..."

En su aforismo, Nicolás Gómez Dávila no habla de falsas democracias. Él escribe: "La democracia tiene el terror por medio y el totalitarismo por fin." Yo cuando leo eso, entiendo: "Las democracias nórdicas, la inglesa, la francesa, la alemana, la española, etc, tienen el terror por medio y el totalitarismo por fin."

Yo, que vivo en la democracia francesa desde hace más de 30 años, el terror sólo lo he visto durante los muchos atentados que he conocido en la capital gala (y alguno, como el del Bataclán, muy de cerca). Y el totalitarismo supe lo que era oyendo a los exilados del Este contando lo que sucedía en sus países antes de 1989 o leyendo historias de la Alemania nazi o de la Italia fascista (hace unos meses leí las más de 1.200 páginas del alucinante Diario del Conde Ciano, el yerno de Mussolini y ministro de asuntos exteriores de Italia durante la guerra, que se publicó aquí en Francia en edición de bolsillo y que es, además de un documento histórico excepcional, una gran descripción de cómo funciona un régimen político dictatorial).

Se puede criticar el sistema político democrático (y lo dice alguien que nunca ha votado) pero no decir la enorme estupidez de que se basa en el terror y que busca transformars en totalitarismo.

Que eso lo diga alguien apoyado en la barra de un bar durante una discusión política acalorada, se puede comprender. Pero que lo escriba en frío y lo publique un escritor que conoce muy bien lo que significan las palabras, no tiene la mínima excusa.

Anónimo dijo...

Ojalá Pablo75 tenga tiempo un día y seleccione todos los escolios de NGD que le parecen "estúpidos". El destilado de aforismos alérgenos resultante será un documento muy útil. Mutatis mutandi: como las letanías más efectivas del ritual de exorcismos.

JLC