lunes, 12 de junio de 2017

Agente doble


Vale, por fin admito que se escribe por una vida frustrante, como me habéis dicho tantas veces; pero, ojo, vista desde la espalda. Quiero decir, que no escribo desde la frustración, eso nunca, pero sí, agente doble, para que, cuando esté frustrado o agobiado por enormes minucias, como lo estoy con frecuencia, haya alguien salvándome al leerme, dándole otro sentido al tiempo que mato y me mata.

Hoy mismo: en una reunión muy larga y poco resolutiva, mirando de reojo mi móvil, me he encontrado con que Juan Marqués había dado con un yo mejor. Qué descanso. Pude volver a la reunión con una meticulosa atención alienante y con un ímprobo esfuerzo que me vaciaba. Perdí el miedo a la aniquilación. Alguien velaba por mí.




1 comentario:

Isa dijo...

El que escribe "por una vida frustrante" es que llama a la frustración a gritos. La vida sólo es frustrante porque vemos o intuimos que puede ser gozosa. Pero ya ver o intuir ese gozo ¿no es un gozo en sí? Viene a ser como si Rafa Nadal dijera que su vida de tenista es frustrante porque no gana campeonatos todos los días... bueno, sí, visto así. Pero sería un poco ruin cuando parece que se hubiera creado la tierra batida sólo por y para él.
No sé por qué escribís los que escribís, supongo que por múltiples razones o sinrazones, quizás porque los demás compartamos vuestras intuiciones de gozo. O porque habéis recibido un tiempo, para matarlo o que os mate, sólo por y para vosotros.
Ayer leía que Etty Hillesum escribió su diario con letra abigarrada en los papeles que iba encontrando, papeles que se hicieron sólo por y para ella. Pero esto es más fácil verlo a toro pasado.
Yo te seguiré leyendo para espantar mi frustración, ja, ja.