martes, 20 de octubre de 2009

El grillo y yo

Me gusta cuando calla. Quizá porque uno intenta unir la canción y el silencio. Está el grillo —cri-cri-cri— cantando tan dichoso y yo me acerco (el criterío cada vez más estridente), me acerco más y más y doy cerca (¡no encima!) un pisotón autoritario —¡pon!— y enmudece de golpe y porrazo, dándole a la noche una tersura de cristal. Las estrellas dejan de titilar un momento, sorprendidas, brillando con los ojos muy abiertos. No sé si de niño jugaba yo a correr por el jardín de casa de mis padres tratando de callar a los grillos. Sería un juego sin fin, que en cuanto te das la vuelta, el grillo comienza a cantar, como con más ganas, divertido y burlón.

14 comentarios:

Fernando dijo...

Qué nostalgia!!

Verano, divino tesoro,
que te vas para volver.

José Miguel Ridao dijo...

He disfrutado mucho del texto, y además has inventado, creo, una nueva palabra: "criterío". Te habrás dado cuenta de que sin el acento también cobra sentido la frase: hay quien tiene un criterio estridente, o así se lo tornan los gritos, no precisamente de grillos.

Saludos.

Ignacio dijo...

Plas plas plas...

Alvaro dijo...

Es que los grillos sólo son felices en la soledad, y por eso cantan. O quizás el cri-cri sólo lo oímos nosotros... yo no nunca he alcanzado a verlos cantar... ¿serán ellos?

Miguel Angel dijo...

¿Por qué les dirán grillos si viven libres?.

Será porque algunos de chico, se divertían engrillando a los grillos.

Andoni Rentería dijo...

¿Microrrelato o poema en prosa? En cualquier caso, me ha encantado.

Miguel dijo...

¿Hay que suponer la metáfora grillo=conciencia?

Seguiría siendo un juego sin fin, pero menos divertido.


"Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo."
P. Neruda

E. G-Máiquez dijo...

El comentario de Ignacio me llega muy hondo, claro, pero todos están muy bien. Muchas gracias. Y qué misterio, Álvaro, si después de todo no fuesen los grillos los que cantasen, ¿eh? ¿Será el crepitar de las estrellas? ¿O el ruido del desfile del cambio de guardia de los ángeles de la guarda?

Y Miguel, por Dios, Dios me libre de ir dando pisotones para acallarme la conciencia.

carmen dijo...

Bueno, llego un poco tarde pero que conste quesiempre he estado grillada por los grillos.

Jesús Beades dijo...

Tú -jugando a las analogías, que por supuesto no es la idea-, tú, digo, podrías ser el Mundo. Y el grillo el poeta.

Juan Ignacio dijo...

Criterío. Ja.
Criquerío hubiera dicho, no sé por qué.

(Imposible callar a un grillo cuando la noche está encima; salvo dandole fin a su vida).

Atiza dijo...

No te pierdas un cuentecillo delicioso que se llama "El grillo silencioso" de Eric Carle y que publica la Editorial Kokinos.
Verás qué bien se escucha.
Sería mi regalo por el notición, por ejemplo.

Luis Valdesueiro dijo...

¿Cantan lo grillos o, siguiendo la lógica del texto, critan? El comienzo parece un guiño nerudiano, aunque en este caso no plantea dudas ni mosqueos.
Muy interesante.
Saludos.

Adaldrida dijo...

¡¡¡PRECIOSO!!!