miércoles, 14 de octubre de 2009

Gracias, gracias, gracias

La noticia bombo la doy en el periódico y si yo tuviera que decidir su importancia iría, pudores aparte, en primera plana y no en la esquina de una columna de opinión. No andaría muy equivocado porque ¿qué noticia hay en el mundo más novedosa y más trascendental?

Aquí, en Rayos y truenos, os debo otra explicación. Hace nada publicaba un poema que no pensaba sacar, como sabéis. Era sobre el hijo que no tengo y que ahora resulta que voy a tener o, mejor dicho, que ya tengo, o aún mejor dicho, que ya tenía cuando lo publiqué. Pero sin la más remota idea. Y justo esa noche lo supimos. O sea, que al milagro inmenso de los deditos milimétricos se une el mini-milagro de la salvación de ese poema por la campana, en los minutos de descuento. No sé si visto desde el otro lado de la pantalla os parecerá muy emocionante. De mí os cuento que he cambiado mis cuatro cafés diarios por un tratamiento a base de tilas.

Os debo la explicación porque me consta que algunas (todas las que me constan son chicas), algunas, al leer aquel poema, se pusieron a rezar por nosotros, por los tres. Gracias, gracias, gracias. Hace unos días le susurré la noticia a una amiga de mi madre en la fila de comulgar y se pasó todo el camino dando hipidos de alegría y limpiándose los ojos con la mano. A la salida de misa, más calmada, me decía que nuestro niño para ella sería su sobrino. Pues eso, seguid acordándoos, por favor, ellas y vosotros, los que queráis.

65 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Es la mejor noticia posible.

AFD dijo...

Qué noticia más palpitante! Enhorabuena!

PILAR DE LA TORRE dijo...

Nos conocimos hace muchos años y te leo desde hace un par de ellos.

Intuía las ganas que teníais tu mujer y tú de tener hijos y no puedo dejar de felicitaros. Es una maravillosa noticia.

Que todo vaya fenomenal. Y ¡ya le seguiremos la pista por tu blog!

Anónimo dijo...

Me ha emocionado tu columna: bordada, como el babero que lleva el nombre de tu hijo, que ya es. Pura alegría. Gracias a la vida, que ha vuelto a darte tanto. Desde nuestra condición de familia numerosa, Isabel y yo te damos nuestra más sincera enhorabuena. Intenta, eso sí, tratarte esa emoción descompensada: la vida es sueño, pero el sueño también es vida. Y los del corazón y el sentimiento, no producen monstruos, sino columnas como la de hoy. Besos y versos. PGM.

Fernando dijo...

¡¡¡Felicidades!!!, de corazón. Rezaré para que todo vaya muy bien.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

La mejor noticia que pueda haber. Una nueva vida... casi nada. Enhorabuena
Abu

Isabel Riñón dijo...

uuuuaaaaaauuuuuu

¡ENHORABUENA!

Pase lo que pase, que deseo que todo vaya bien, ya sois padres.

¡pedazo de casualidad tan parecida a un milagro!

Enrique G.-Simancas dijo...

Nuestra mas sincera y alegre enhorabuena para los dos.

Rafael G. Organvídez dijo...

¡Enhorabuena! Permíteme compartir vuestra felicidad.
Un abrazo

ARD dijo...

A mí, sin ir más lejos. Y me alegro de que publiques la noticia, porque me estaba costando no difundirla yo!

Anónimo dijo...

Qué alegría más grande!
Y lo primero que he pensado al leerlo ha sido en tu madre.
Tu semi-seguidora.

Olga B. J. dijo...

Leo con emoción tu artículo y me uno a ese grupo que sin que que lo supieráis compartía vuestra pena y se alegra en el alma de la llegada de vuestro próximo churumbel, te diré que cuando me lo contaron a mil kilometros de distancia se me saltaron las lágrimas y se me pusieron los pelos de punta, por supuesto pensé en vuestra alegría infinita, en la mano de tu madre y en los oidos tan magníficos que tiene Dios, siempre que os veía en misa le pedía un bebé para vosotros y ahora al veros le pediré que todo vaya bien y seais unos buenísimos padres.

De verdad, nos alegramos de corazón, incluyo también a Jose Antonio porque desde Alemania se une a vuestra alegría inmensa

Ignacio dijo...

Qué alegría, Enrique. Un abrazo muy fuerte.

Embajador en el Infierno dijo...

Extraordinaria noticia, un abrazo para tu mujer y para ti.

Adaldrida dijo...

Yo todavía estoy hipando. Como dice Isabel, ¡¡¡Uuuuuauuuuuuuuuuuu!!!

filóloga errante dijo...

¡¡¡ENHORABUENA!!! A los dos, bueno, a los tres :D
¡Qué alegría tan enorme!

LFU dijo...

Esta noticia me alegra el día. ¡Sí señor! No creo que pueda haber mayor alegría que la de poder dar la vida a otra persona, que no podría haber escogido mejor portal.

Enhorabuena a los tres

Anónimo dijo...

Ya el ¿ preludiaba la noticia. Y qué bella la forma de darla.
Jilguero

Andoni Rentería dijo...

Mi enhorabuena para los dos, Enrique. Da gusto ver cómo la vida corrige la poesía y otorga nuevo significado a viejas palabras. Alegría, desde luego; miedo, también. Pero es mayor la alegría. Suerte y ánimos.

julio martínez mesanza dijo...

Una gran alegría, querido Enrique.

Verónica dijo...

Me alegro muchísimo, Enrique. Dale un abrazo muy fuerte a Leonor. La alegría, además, es compartida, pues yo también estoy esperando (en mi caso, el cuarto). No hay nada más grande que dar la vida. Ya veréis.

batiscafo dijo...

¡Qué felicidad! Dale a Leonor un abrazo inmenso y otro para ti. Qué historia tan bonita le podréis contarle a este niño cuando tenga edad de comprender. Aparte de las plegarias terrenas, la abuela desde el Cielo habrá movido hilos, seguro.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Ya te mandé un mensaje en cuanto leí el primer párrafo de tu columna del Diario; ni si quiera pude aguantar hasta llegar al final. Así que hoy nos has alegrado a todos el día con tan feliz noticia. Lo dicho: enhorabuena y bienvenido al club de los padres. Abrazo fuerte.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ahora sí puedo.

Felicidades.

AnaCó dijo...

¡Pero que noticia más estupenda, Enrique! ¡Un abrazo inmenso para los tres!

domingovallejo dijo...

¡Enhorabuena! Gracias por compartir vuestra alegría. (Quizá "todo es don")

Manupé dijo...

Muchas, muchas felicidades a los dos.


Bienvenido al club de los padres, expertos en parques y columpios y críticos de un artista sin igual como Pocoyo.

Ángel Ruiz dijo...

Las mujeres rezan más; es decir, que tienen más fe y más esperanza. Eso me parece evidente, pero claro, no puedo demostrarlo. O quizá sea más fácil decir que yo rezo menos que algunas mujeres que conozco (y así no generalizo, aunque me gustaría).
Me acuerdo de unos amigos -D. y C.- que me dijeron que rezaban para que tuvieseis hijos; me sorprendió: yo ni me lo había planteado.
Y qué bien. Yo ahora sí que rezo, pero claro, no tiene tanto mérito.

JM dijo...

Menudo notición, Enrique, un fuerte abrazo a los dos, a los tres.

CB dijo...

Tan chiquitina la criatura y hay que ver la de alegría, y la de hipos, que viene ya repartiendo.

Y qué preciosidad saberlo justo esa noche, la del día que colgaste el poema, que para más "pedazo de casualidad" era la Virgen de la Merced ¿Qué no podrá una madre delante de otra Madre?

Besos para ti, para la bellísima interrogación y para la respuestita.

Belén Núñez dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Felicidades!!!

em10 dijo...

¡FELICIDADES! y que todo siga bien. Me alegro mucho mucho :D

pepa dijo...

Enhorabuena a los dos.Noticia inesperada y por eso más celebrada.
!que lo-los? disfrutéis!.Mil besos

Maria dijo...

Muchísimas felicidades, Enrique. Yo como soy madre de numerosa prole te deseo que este sea el primero de una larga fila. Eso si, que vengan de uno en uno.
O como Dios quiera, claro.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Lo que puede ser, literariamente, un EGM exultante, es inenarrable. Muchas felicidades.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Enhorabuena, Enrique.

José Luis dijo...

"Ha llegado el gran desconocido: mi hijo. ¿De quién amigo, de quién enemigo? He bebido a su salud, a su salud encendí fuego, y sin embargo, ¿quién es? Cumplamos los ritos de la hospitalidad con este príncipe [o princesa]extranjero que llegó nocturno a Ítaca"

MABS dijo...

Nada hay más hermoso en esta vida que dar vida, es el primer paso para la eternidad.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Enrique, qué bien que otra buena persona tenga hijos. Gracias.

Enrique Baltanás dijo...

¡Enhorabuena por los tres! Y, a su debido tiempo, nos debes poema, o contrapoema.

Bukowski dijo...

Felicidades, Enrique.

Juan Ignacio dijo...

¡Bendiciones han descendido por allí!
Cuánto me alegro, Enrique.

E. G-Máiquez dijo...

Muchísimas, muchísimas gracias a todos. La banda sonora de estos días estaba siendo ésta, pero los comentarios han sido una festa. Ya os lo explicaré con mis palabras... cuando las recupere.

señora de Beades dijo...

Enrique desde la más profunda emoción, que suena cursi pero es así, os deseamos muchas felicidades, que suerte va a tener este o esta bebote, rezaremos por vosotros y os acompañamos durante esta dulce espera. Qué Dios os bendiga,ya verás que maravilla cuando le veas su preciosa carita y sobre todo la cara de Leonor de absoluta felicidad. Un abrazo muy fuerte de Jesús (que ya te habra dicho) de nuestro Angel y mio.

Píramo dijo...

Felicidades. La vida que llega es tu mejor homenaje a la que hace un tiempo se fue.

Anónimo dijo...

Me hace gracia cuando “veo” en tu blogg que hay gente que te escribe: yo te leo. En tu ex-libris debería poner: YO LEO. Con todas las connotaciones borgianas que tiene de orgullo del escritor como lector, y, por supuesto, biográficas.

Yo sí que Leo. Vosotros sólo leéis.
*
Me gusta mucho cuando Leo
*
Tonto el que no Leo
*
Etc.

Más de 40 entradas de felicitación. Impresionante. Y merecidas. J G-M

Inma dijo...

¡Qué alegría, Enrique! Leí aquel poema con gran emoción y esta noche cobra un nuevo y espléndido sentido. Mi más sincera,alegre y emocionada enhorabuena. Un abrazo

Gonzalo dijo...

De todo corazón, muchísimas felicidades. Se me ocurren muchas cosas que decir cada vez que alguien me anuncia tan grata noticia, pero mi experiencia me hace acudir siempre a la misma recomendación, que considero indispensable:

Amigo Enrique... ¡Duerma! ahora que puede.

Repito: Muchas felicidades.

José María JURADO dijo...

Felicidades, Enrique.
Gracias por proclamar a los cuatro vientos la alegría de la vida.
Así debe ser.

Anónimo dijo...

Todo está muy bien, ¡muchas felicidades! aunque has contado mal como siempre. Computando los artículos y otros bolos, erais trinkies,no dinkies, dicho sea sin ánimo de ofender y con una suave envidia.
A. J. M.

Dal dijo...

El Señor ha estado grande con vosotros y estamos alegres.

Gracias, sí, pero con mayúscula. Un amigo (Á.), me decía que en ocasiones como ésta la gracia se puede tocar. Qué verdad es, ¡qué subidón!

Y se ve que tu madre, nada más llegar al cielo, se ha puesto a currar.

Saki dijo...

Enhorabuena, paciencia y mucha felicidad

Anónimo dijo...

Aunque suelo ser visitante silenciosa de tu blog, hoy no tengo más remedio que saltarme la costumbre. Un fortísimo abrazo a los dos, y(más)felicidades.

Victoria

Juanluís dijo...

¡Muchas felicidades por la buena nueva!

Mery dijo...

Recuerdo muy bien aquella entrada, así que me hace muy felíz leerte ahora esta buena nueva.
Imagino que el corazón os salta en el pecho...
Enhorabuena, de corazón
Un beso

Anónimo dijo...

Ya os han felicitado de todas las formas posibles, aún así no me puedo contener ¡Enhorabuena!
Ya hace tiempo que decidí dejar la prensa y venirme de blogs para leer buenas noticias. Meg

Nadie dijo...

¡Enhorabuena, amigo!, la paciencia y la fe han dado su fruto; te esperan noches en vela y muchas preocupaciones pero, al igual que los barcos y la honra, ¿quién quiere paz sin alegría?
Un abrazo de nuestra parte.
Eva y José Luis

Antonio Rivero dijo...

Mi más sincera enhorabuena!! Desde luego tienes suerte de ser lo más grande que puede ser un hombre: Padre.

Saludos y que disfrutes esta noticia

Alejandro Martín Navarro dijo...

Qué gran noticia, Enrique. Un fortísimo abrazo.

Kairos dijo...

Hola Quique:

Me uno a las felicitaciones de todos. Soy otro más de los que "te lee" de vez en cuando. Te conocí brevemente en Pamplona. Desde hace tiempo me tropecé con tu blog y me voy informando de tu vida, obra y milagros. Este es uno de ellos. Enhorabuena, el día que nazca tu hijo sí que sabrás cómo es el aleteo de la alegría que tanto anhelas. Nada hay como ser padre, ya lo verás.

ecazes dijo...

Felicitaciones a los dos.
Bienvenidos a la aventura de sus vidas.

Vicente Garcia dijo...

Mi enhorabuena, un abrazo.

Marqués de Tamarón dijo...

Enhorabuena y felicidades, cosas distintas pero ambas merecidas por los tres. Y abrazos de Santiago Tamarón

sol dijo...

He debido de ser la última en enterarme, pero no por ello estoy menos entusiasmada que toda la gente que os quiere, que por cierto son una barbaridad.

Una prueba más de que el cielo existe, que la gente buena está alli y que tenéis un enchufe muy gordo.

Buentes dijo...

Enrique, muchas felicidades. He leido la noticia con unos días de retraso, pero bueno, no pasa nada. Mil besos para los tres!!!